SEGÚN UN ESTUDIO

SEGÚN UN ESTUDIO

La sacarina podría ser un inhibidor del cáncer

El edulcorante artificial conocido como sacarina, cuyo consumo se ha ligado al cáncer durante décadas, puede tener efectos inhibidores sobre las células cancerígenas, según un nuevo y revelador estudio.

La sacarina podría ser un inhibidor del cáncer
La sacarina podría ser un inhibidor del cáncer | Agencias

Los resultados de esta nueva investogación han sido publicados por la universidad de Florida, en el sureste de EEUU.

Un gran descubrimiento ya que ha llegado a la conclusión que la sacarina "tiene capacidad para inhibir una enzima presente en muchos tipos de cáncer" lo que contribuye a que las "células tumorales sobrevivan y entren en metástasis",  según ha destacado Robert MacKenna, profesor de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de esa universidad.

Los investigadores creen que la sacarina podría conducir al desarrollo de fármacos que sirvan para el "tratamiento de los cánceres más agresivos que afectan al pecho, hígado, próstata riñones y páncreas". 

El descubrimiento se produjo después de que un graduado asistente de investigación de la Universidad de Florida, Brian Mahon, se preguntara cómo podía la sacarina actuar sobre esa enzima, que se detecta en un gran número de cánceres agresivos.

Tras realizar una serie de experimentos previos, los investigadores estudiaron los efectos de la sacarina sobre las células malignas de un cáncer de pecho. "Vimos que el índice de crecimiento de las células cancerígenas descendía lentamente cuando tú echabas el edulcorante", apuntó McKenna, responsable del estudio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.