NOBEL DE MEDICINA 2017

NOBEL DE MEDICINA 2017

El reloj interno de las células, clave en la eficiencia de los tratamientos

Todas las células del cuerpo humano funcionan como un reloj interno, sabiendo esto, es probable que futuros estudios desvelen cuándo es la mejor hora para tomar el fármaco que corresponda. Este hallazgo ha llevado a los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young a ganar el Nobel de Medicina.

Imagen de pastillas
Imagen de pastillas | Archivo

Los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, ganadores del Premio Nobel de Medicina por sus investigaciones sobre el reloj interno de los seres vivos y sus cronotipos.

Este hecho ha sido comentado por el neumólogo Carlos Egea, coordinador del área de trastornos respiratorios del sueño de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) para mostrar la importancia de la cronobiología.

Egea cree que se trata de un gran avance porque no se conocía hasta ahora que “dentro de cada célula hay un reloj que marca cómo es el discurrir del ser humano a lo largo del tiempo”. Esta investigación es un paso más para conocer las células, su núcleo y su ciclo biológico, lo que es bueno para mejorar la calidad de vida y además puede ser el camino para tomar los tratamientos y los antibióticos en el momento de mayor eficacia, ha añadido el doctor.

Además, el neumólogo ha explicado que hay muchas actividades del cuerpo humano que no están siempre activas, lo hacen en función del reloj interno de la célula. Este cronotipo ayudaría a saber cuándo es mejor tomar un medicamento al igual que las pulseras de movimiento nos dicen si has dormido suficiente. Es posible que en un futuro puedan decirnos cuándo es el mejor momento para hacer ejercicio.

En definitiva, el trabajo de los ganadores ha demostrado que el reloj principal del cuerpo humano está formado por neuronas del núcleo supraquiasmático, que está en la base del cerebro y sus células se conectan con las que captan la luz del exterior, según Egea. Este reloj es el que adapta nuestro organismo a las distintas fases del día (ciclo circadiano) regularizando la conducta de los niveles hormonales, la temperatura corporal y el metabolismo. No solo son estas células las que tienen su propio reloj biológico, también las células de muchos tejidos, ha concluido el neumólogo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.