ALIMENTACIÓN INFANTIL

ALIMENTACIÓN INFANTIL

Cómo alimentar a nuestros hijos en verano

Con el calor nuestros hijos cambian su apetito y, en muchas ocasiones,  prefieren más beber que comer.  Los padres no debemos olvidar que  la alimentación es tan importante como el sueño y el ejercicio.  Por eso, os damos unas recomendaciones para que el verano no influya negativamente en la nutrición de los peques.

Cómo alimentar a nuestros hijos en verano
Cómo alimentar a nuestros hijos en verano | Nutriben

En verano hay que buscar alimentos refrescantes que ayuden a sobrellevar las altas temperaturas  como las frutas de temporada, que podemos partirlas en trozos para comerlas como macedonias acompañadas por zumo, leche o yogur. A los pequeños les encanta porque son dulces y a los padres también porque tienen un gran aporte de vitaminas y minerales.

Las verduras en cremas frías, gazpachos o salmorejos son una buena opción para que coman sano y se refresquen.

¿Hay algo más refrescante que un helado o un sorbete? Si los hacemos caseros combinándolos con leche y yogures son una apuesta rica y saludable. En casa también podemos hacer zumos y batidos. Están listos en un momento y aprovechan los beneficios de las frutas crudas.

Consejos para alimentar a los niños en verano

- Aprovecha las frutas y verduras de la estación. Son una fuente importante de vitaminas y minerales, importantes para el crecimiento de los pequeños. Además, evitan el estreñimiento y la obesidad al ser ricas en fibra y bajas en calorías.

- Respeta los horarios, aunque sea  verano. En vacaciones es normal relajarse, pero conviene respetar el horario de las comidas porque con esta rutina regulamos el apetito de los niños.

- Empieza el día con un buen desayuno. Que incluya leche, cereales, zumos o piezas de fruta.

- Evita las frituras. Siempre es más saludable consumir alimentos a la plancha, guisados, asados o cocidos.

- Respeta las digestiones. Es recomendable respetar el tiempo de digestión, que depende del tipo de comida. e conocimiento.

- No te saltes la merienda. Un tentempié a media tarde es imprescindible para no llegar con mucha hambre a la cena y evitar bajadas de glucosa, sobre todo, en verano cuando los niños son más activos. Bocatas y sándwiches, acompañados de leche, yogures y zumos de fruta son buenas alternativas para completar la alimentación de verano de los niños.

La composición de la dieta infantil
La alimentación de nuestros hijos debe incluir grasas, hidratos de carbono y proteínas, según recomienda Marisol Nuevo del Departamento de Nutrición de la Clínica Universitaria de Navarra.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.