CONCLUSIONES DE UN ESTUDIO

CONCLUSIONES DE UN ESTUDIO

Comer en familia mejora la alimentación y el rendimiento escolar

Un estudio concluye que sentarse a comer con sus hijos adolescentes les puede ayudar mucho. Van a estar más sanos, posiblemente les aleje de sufrir trastornos alimentarios e incluso puede mejorar su rendimiento académico.

Algo tan sencillo como sentarse alrededor de la mesa con sus hijos, al menos tres veces por semana, puede ayudar a que tengan una dieta más sana y equilibrada. De hecho un estudio, elaborado por una universidad amerciana, concluye que bajo la mirada de los progenitores comen menos hamburguesas, beben menos bebidas azucaradas y aumenta el consumo de verduras y hortalizas.

Si la frecuencia se aumenta a cinco días por semana se reduce el riesgo de sufrir trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia o de seguir dietas sin control.

Estas consecuencias que parecen obvias no siempre se persiguen ¿por qué? Según expertos en nutrición el boom inmobiliario en nuestro país tiene parte de culpa.

Se empezaron a construir pisos pequeños en los que no había sito para colocar una mesa en la cocina. La comida rápida, la incorporación de la mujer al trabajo y la aparición de fenómenos como los niños llave ha provocado que cada vez sea más complicado juntar a la familia a la hora de comer.

También se ha comprobado que si los padres comen con los  hijos se mejora su rendimiento académico y hay menos posibilidades de que acaben consumiendo drogas y alcohol. Una vez más, la comunicación se convierte en la mejor medida de prevención.

 

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.