EL SELLO ES PARA...

EL SELLO ES PARA...

Rayuela, un proyecto piloto que combate la obesidad infantil en Orihuela

Durante dos meses, 22 menores entre 5y 12 años participaron junto a sus padres en Rayuela, un proyecto piloto desarrollado en el Centro de Salud Álvarez de la Riva de Orihuela (Alicante). Los expertos que colaboraron consiguieron cambiar los hábitos de los participantes y por eso en Objetivo Bienestar Junior concedemos el Sello a esta iniciativa tan positiva en la lucha contra la obesidad infantil. Os la contamos.

Rayuela es el nombre del proyecto piloto contra la obesidad infantil que se ha desarrollado en el Centro de Salud Álvarez de la Riva de Orihuela (Alicante) y ha contado con un equipo multidisciplinar, liderado por el pediatra Alberto Jesús Gatica, con un psicólogo, un nutricionista, endocrinos pediátricos del Hospital de la Vega Baja y monitores de tiempo libre de Cruz Roja.

 

Los participantes en el proyecto redujeron su masa corporal en un 3% de media, un buen resultado que se consiguió con un modelo de trabajo basado la introducción de los padres para fomentar estilos de vida saludables.  Si bien, el nombre del proyecto no es casual. Rayuela alude al juego infantil que, en palabras del pediatra Gatica, “simboliza la vida misma.”

Sello | Objetivo Bienestar Junior


Para conseguir ese objetivo, los padres tuvieron la oportunidad de acudir a una Escuela en la que se les dio las herramientas para reforzar la autoestima familiar, mejorar la comunicación, aprender a resolver conflictos pero, sobre todo, se les involucró en el logro de las metas.

De esta forma, la educación nutricional no estuvo dirigida solo a los niños, sino también a sus padres, que aprendieron a potenciar el desayuno, la dieta mediterránea y tomar conciencia de que no se deben utilizar los alimentos como premio o castigo. Otro aspecto en el que se trabajó  fue el tiempo libre. Se incentivó  que los padres compartieran actividades y juegos con sus hijos.

El programa tuvo efectos muy positivos
En conclusión, el programa tuvo efectos positivos como la optimización del tiempo libre, la promoción de actividades físicas saludables con juegos y salidas en familia, los cambios en la elaboración de la dieta, la inclusión del desayuno, más frutas y verduras y la mejora e

Después de la experiencia, los padres e hijos tuvieron la oportunidad de responder una encuesta, según la cual el 80% consideró “excelente” el programa y el 20% “muy bueno”.

Finalmente, el 90% de los participantes mejoraron sus hábitos en  alimentación y el 100% en actividad y conocimientos para elaborar un menú semanal equilibrado.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.