SEGÚN EL INFORME EURORAP

SEGÚN EL INFORME EURORAP

El 25% de las carreteras convencionales tiene un alto nivel de accidentalidad

Tras analizar 24.805 kilómetros de carreteras convencionales y relacionarlos con los datos de accidentalidad producidos entre 2013 y 2015, el informe EuroRAP ha constatado un alto nivel de peligrosidad en 3.264 kilómetros, el 13,2% del total. El estudio también concluye que el 25% de las secundarias presenta niveles de riesgo elevados o muy elevados de sufrir un accidente grave, lo que supone una exposición 3,5 veces superior a la que se tendría si se circula por autopista o autovía.

Carretera convencional | Agencias

Se ha publicado el decimotercer informe EuroRAP, un programa panaeuropeo de valoración de las carreteras que analiza el riesgo en las vías que forman la Red de Carreteras del Estado, teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros durante los tres últimos años, su gravedad y su relación con las características de la vía. El resultado se estructura según un “Índice de Riesgo”, definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos / kilómetro.

Para el cálculo de los resultados se han tenido en cuenta un total de 4.101 accidentes ocurridos en la Red de Carreteras del Estado en los años 2013, 2014 y 2015, de los cuales 1.036 fueron accidentes mortales con un resultado de 1.219 fallecidos, y 3.065 accidentes graves con 4.077 heridos graves. Todos estos siniestros se han asignado a 1.387 tramos de vías con una longitud de más de 24.805 kms, lo que representa solo el 48% de la red viaria española.

Al analizar cómo se distribuyen los sectores de carreteras en función del Índice de Riesgo, se observa que un 72,7% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, el 14,1% presenta un riesgo medio, y un 13,2% de los tramos presentan un riesgo alto o medio-alto, sumando 3.264 kms de la Red de Carreteras del Estado con riesgo elevado.

Con el objeto de detectar los tramos que presentan unos niveles de riesgo más elevados, se han eliminado aquellos que tienen un nivel de tráfico inferior a 2.000 vehículos/día y una longitud inferior a los 5 km, dado que en dichos tramos es más significativa la aleatoriedad de los accidentes.

El trabajo ofrece 77 tramos de Riesgo Elevado, de los cuales 17 son tramos “Negros”, considerados de Riesgo Alto para la seguridad de sus usuarios. En estos tramos de Riesgo Elevado se han producido una media de 143 accidentes mortales y graves cada año, que dejan una media de 36 fallecidos y 144 heridos graves. La Intensidad Media Diaria en estos tramos es de 4.835 vehículos/día.

EL TRAMO MÁS PELIGROSO DE ESPAÑA SE ENCUENTRA EN LA N – 435

El tramo de riesgo más peligroso de la Red de Carreteras de España de 2016 está en la N-435, entre los kilómetros 33,4 y 45,9 en Badajoz. En concreto, se sitúa entre el principio de la zona urbana de Almendral y el principio de la variante de Barracota. En estos 12,5 kilómetros de longitud se han producido cinco accidentes graves entre 2013 y 2015, con un resultado de tres fallecidos y cuatro heridos graves, y por tercer año consecutivo es un tramo considerado como de “Riesgo Alto”. La Intensidad Media Diaria de Vehículos (IMD) es de 2.844 al día.

El perfil de tramo con nivel de riesgo elevado corresponde a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones a nivel y una Intensidad Media Diaria por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a vías con entre 2.000 y 10.000 vehículos día).

CANTABRIA, LA COMUNIDAD AUTÓNOMA CON MAYOR RIESGO MEDIO

Si se analiza el riesgo respecto del total de kilómetros por CCAA, Cantabria presenta una mayor proporción de vías de riesgo elevado, con un 20,87% de las vías, seguida de Aragón con el 18,84%, Castilla y León con el 15,58% y Principado de Asturias con el 15,30%.

La separación de carriles mediante medianas, los cruces a distinto nivel, una mejor señalización e iluminación, arcenes y zonas de escape más anchos, y barreras de protección que evitan muchas de las tan temidas salidas de vía, hacen que las autopistas y autovías sean las vías más seguras, porque se reduce la probabilidad de sufrir un accidente, y si se produce, las consecuencias del mismo serán menores.

Los tramos de riesgo reducido (Bajo y Medio-Bajo) han aumentado del 69,7% del pasado año, al 72,7% actual, en parte por la reducción de la movilidad registrada en los últimos años. Por otro lado, el número de kilómetros de riesgo elevado (Alto y Medio-alto) se han reducido del 14,1% del año 2015, al 13,2% de la actualidad. A pesar de todo, cinco tramos repiten el nivel de riesgo más alto.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.