ELENA RODRÍGUEZ IMPIDIÓ QUE SUSANA SUÁREZ MURIERA EN LA CANCHA

ELENA RODRÍGUEZ IMPIDIÓ QUE SUSANA SUÁREZ MURIERA EN LA CANCHA

"Yo no soy médico, ni enfermera y creo que cualquiera puede usar un desfibrilador"

Podría haber acabado en tragedia pero no fue así. Susana Suárez, una jugadora de baloncesto de tan solo dieciocho años, sufrió una parada cardiorrespiratoria mientras entrenaba en un polideportivo de León. Su salvación llegó en forma de desfibrilador y Elena Rodríguez, trabajadora del polideportivo, no dudó en auxiliarla.

Susana Suárez tiene 18 años, es jugadora del primer equipo de Baloncesto Femenino de León y seguro que nunca habría pensado en la posibilidad de morir en la cancha, el lugar que convirtió el deporte en su estilo de vida. Es cierto que es poco probable, que estas cosas  ocurren pero nunca cerca de uno mismo y, especialmente por eso, estos casos suelen pasar desapercibidos cuando, en realidad, que un aparato sea capaz de salvar una vida es casi un milagro.

Todo cambió para Susana durante un entrenamiento hace cuatro años. La jugadora sufrió un desvanecimiento que alertó tanto a sus compañeras como a Elena Rodríguez, trabajadora del Servicio de Deportes. "Ese día ya habían terminado lo que es el entrenamiento y estaban tirando unos tiros libres. Se desplomó Susana y me vino a avisar una de sus compañeras. Cogí el desfibrilador y salí corriendo a la cancha. Llegué, le pusimos el desfibrilador y recomendó dar una descarga", comenta la trabajadora.

"Yo no soy médico, ni enfermera, ni nada por el estilo. Trabajo en unas instalaciones deportivas y creo que cualquiera puede usar un desfibrilador. Es muy sencillo. Debes seguir las instrucciones que él mismo te va dando", ha asegurado la trabajadora. Aunque los médicos han comunicado a la jugadora que no podrá volver a practicar deportes de contacto por precaución, Susana Suárez se siente muy agradecida a las personas que no desistieron en su reanimación.

"Cuando pasa todo y reflexionas y piensas en todo lo que has vivido, es cuando te embargan los sentimientos. Los desfibriladores creo que tienen que estar en todos los sitios públicos. En los estadios, los pabellones... en todos lados, por que a la vista está que salvan vidas. Te sientes bien al poder ayudar a una persona y que haya salido bien. Eso es lo mejor", recuerda Elena Rodríguez.

Constantes y Vitales | Madrid | 19/05/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.