SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO EN RATAS

SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO EN RATAS

Dormir más tras una lesión cerebral podría ayudar a prevenir futuros daños

Aumentar las horas de sueño después de una lesión cerebral puede ayudar a prevenir daños a las células del cerebro, según  el último estudio realizado en ratas que se publicará en 'The Journal of Neuroscience'.

Persona cansada
Persona cansada | Agencias

Un  grupo de investigadores del Hospital Universitario de Zurich, en Suiza, detectaron que dormir más mejora el ciclo de ondas lentas del sueño después de un traumatismo craneal ya que se reduce al mínimo el daño a los axones, las delgadas extensiones que las células nerviosas utilizan para enviar señales a otras células, y ayudó a preservar la función normal del cerebro.

Se trata de un importamte hallazgo, probado en ratas,  que puede ofrecer una estrategia de tratamiento para un trastorno que tiene muy pocos tratamientos eficaces.

La lesión cerebral traumática es una causa importante de muerte y discapacidad en todo el mundo. Aunque las células cerebrales en el lugar del impacto se dañan de inmediato, muchas más células pueden perecer en las horas y los días posteriores al trauma a medida que los axones dañados sucumben a las lesiones.

Los investigadores, dirigidos por Daniela Noain y Christian Baumann, analizaron si mejorar el sueño de onda lenta después de una lesión en la cabeza podría mitigar la lesión axonal en ratas. Para ello, 24 ratas recibieron un golpe en la corteza prefrontal, un área del cerebro asociada con la toma de decisiones y el autocontrol.

Un tercio de las ratas lesionadas fueron privadas del sueño durante periodos cortos de tiempo, ya que estudios previos indican que, por un breve periodo de tiempo después, la privación del sueño mejora el sueño de onda lenta. Otro grupo fue tratado con oxibato de sodio, un fármaco utilizado para inducir un estado de sueño como el de ondas lentas en pacientes con narcolepsia, y un tercer grupo recibió placebo.

Un día después de la lesión y luego durante los siguientes cinco años, los científicos modularon el sueño de los animales. Mediante grabaciones de electroencefalografía (EEG) durante el tratamiento, confirmaron que los animales experimentaron mejoras en el sueño de onda lenta, como resultado del tratamiento.

Los investigadores encontraron que los niveles de un biomarcador de lesión axonal difusa se redujeron casi un 80% en los animales que habían experimentado un mayor sueño en comparación con las ratas no tratadas. Aunque se necesitan más estudios, el trabajo sugiere que el sueño de onda lenta inmediatamente después de una lesión cerebral ayuda a bloquear el daño axonal y preservar la función normal del cerebro, resume Baumann.

Agencias | Madrid | 28/03/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.