NUEVA INVESTIGACIÓN

NUEVA INVESTIGACIÓN

Un grupo de investigadores cultivan células nerviosas para que el corazón pueda latir

Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, han explicado que un tipo de células nerviosas humanas cultivadas en el laboratorio pueden asociarse con células del músculo del corazón para estimular las contracciones.

Estimulación eléctrica del corazón
Estimulación eléctrica del corazón | Agencias

Los investigadores creen cultivar células nerviosas para que el corazón lata, conocidas como células nerviosas simpáticas, podrían ser de importante ayuda para el estudio de los trastornos que afectan al sistema nervioso, es decir, los científicos serán capaces de cultivar células nerviosas en el laboratorio que repliquen enfermedades particulares de los pacientes.

El director de esta investigación, Gabsang Lee, ha explicado que sus experimentos fueron inspirados en parte por el hecho de que muchos fármacos prometedores en ensayos clínicos fallan debido a los efectos secundarios del sistema nervioso, incluyendo el aumento de la presión arterial. 

"Nuestro trabajo avanza en la posibilidad de que algún día podamos ser más capaces de predecir qué medicamentos pueden afectar negativamente al funcionamiento de nuestros órganos vitales simplemente probándolos en células cultivadas en el laboratorio", ha añadido.

Las células nerviosas simpáticas son parte del llamado sistema nervioso simpático que activa y regula la respiración, el ritmo cardiaco, el enfoque visual, la digestión y la respuesta de miedo más o menos automáticamente. Las células conectan el cerebro a los ojos, los vasos sanguíneos y órganos más internos, y rara vez se ven influenciadas por el pensamiento consciente.

Cuando se activan estas células, impulsan la liberación de moléculas como la norepinefrina, que hacen cosas como dilatar las pupilas y las vías respiratorias de los pulmones, constreñir los vasos sanguíneos para elevar la señalización de la presión arterial, e incrementar la frecuencia y la fuerza de los latidos del corazón. Las células nerviosas simpáticas que funcionan mal pueden contribuir a muchos trastornos, como presión arterial alta y otras patologías cardiacas.

Para sus experimentos, el grupo de investigación comenzó con células madre de embriones humanos y células iPS, que ellos diseñaron genéticamente para iluminarse en verde si se activan ciertos genes maestros, un simple signo visual de que las células se convierten en células nerviosas simpáticas.

Constantes y Vitales | Agencias | Madrid | 17/06/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.