EN 2014, SE REALIZARON EN ESPAÑA MÁS DE 118.000 TRASPLANTES

EN 2014, SE REALIZARON EN ESPAÑA MÁS DE 118.000 TRASPLANTES

La investigación genética es esencial para evitar el posible rechazo en los trasplantes

Los expertos insisten en que es clave y fundamental que se centren todos los esfuerzos en la investigación genética ya que podrían adelantarse a un posible rechazo en los trasplantes.

Trasplante pulmonar infantil en el hospital de La Paz.
Trasplante pulmonar infantil en el hospital de La Paz. | EFE

En 2014, se realizaron en el mundo, más de 118.000 trasplantes de órganos, unos 4.300 en España y, aunque en términos generales consiguen alargar la vida de los pacientes, su éxito está limitado por el rechazo de algunos receptores: hoy los científicos saben que la clave para evitarlo está en la genética.

La red de genética internacional e investigación traslacional en el trasplante, iGeneTRAIN, un proyecto de más de 30 centros de todo el mundo que investiga cómo las variantes genéticas afectan los resultados de los trasplantes.

Para ello, esta red cuenta con muestras de 16.494 trasplantados de riñón, hígado, pulmón y corazón, pero también con las de 11.600 donantes, también de España: el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda en Madrid, que es el único centro español en el proyecto, ha aportado unas 400 muestras de receptores de órganos y donantes.

Hasta el momento, la genómica ha ido aportando avances en enfermedades como la diabetes o ciertos tipos de cáncer de mama. Sin embargo, los estudios genéticos centrados en los trasplantes han sido escasos y los que existen no han logrado reunir las muestras suficientes.

Así, esta red se ha centrado en los trasplantes de riñón, hígado, corazón y pulmón, con los siguientes objetivos: descubrir qué variantes genéticas conducen o contribuyen al rechazo y otras complicaciones de los trasplantes, y encontrar biomarcadores en muestras de orina y sangre que puedan predecir el rechazo al órgano semanas o meses antes de que los pacientes muestren síntomas.

Pero para ello primero hay que encontrar las variantes genéticas que están relacionadas con la supervivencia del órgano trasplantado, con el rechazo agudo del órgano, con los efectos secundarios causados por parte de los medicamentos inmunosupresores, diabetes, aumento del colesterol, o con los eventos adversos debidos a la terapia inmunosupresora a largo plazo como infecciones o tumores.

"Tenemos grandes sospechas de que hay muchas incompatibilidades genómicas no descubiertas involucradas en el rechazo de órganosç", ha manifestado por su parte, en una nota de prensa, Luis Alonso Pulpón, jefe del Servicio de Cardiología y director del Programa de Trasplante Cardiaco del Hospital Puerta de Hierro.

EFE | Madrid | 05/10/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.