GENERADOR DE PULSOS DE ALTA TENSIÓN

GENERADOR DE PULSOS DE ALTA TENSIÓN

Investigadores españoles crean un generador para acabar con los tumores sin quimioterapia

Un grupo de investigadores de  la Universidad de Zaragoza y de la Universidad Pompeu Fabra han desarrollado y patentado un generador de pulsos de alta  tensión para destruir tumores sólidos mediante el fenómeno conocido como 'electroporación irreversible'. Así, se provoca la muerte de las células,  incapaces de reparar el daño que los campos eléctricos elevados provocan en su pared celular.

Evolución de un tumor
Evolución de un tumor | Soll Laboratory

Este importante e innovador sistema se podrá destruir tumores sólidos, más rápidamente, y de una manera menos tóxica que la quimioterapia y la radioterapia.

Esta nueva tecnología de aplicación biomédica ha sido publicada en su último número por la revista científica IEEE Journal of Emerging and Selected Topics in Power Electronics. 
La patente, un 66,6% de la Universidad de Zaragoza (Unizar) y un 33% de la Pompeu Fabra (UPF), ha despertado el interés de varias empresas lo que permitirá avanzar en la electroporación irreversible como herramienta eficaz en la lucha contra el cáncer.

Por el momento, ha destacado la Universidad de Zaragoza, el generador, que puede aplicar tensiones de hasta 12 kilovoltios pico a pico y corrientes de hasta 400 amperios, ha sido probado con éxito en estudios "in vivo" y ha demostrado su capacidad para destruir grandes volúmenes de tejido.

Esta invención ha sido liderada por investigadores del Grupo de Electrónica de Potencia y Microelectrónica (GEPM) del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A), en colaboración con el Biomedical Electronics Research Group (BERG) de la UPF, pioneros en el desarrollo experimental de la electroporación irreversible en España.

Oscar Lucía, investigador del GEPM, ha explicado que, comprado con la quimioterapia, este sistema es "más localizado y menos lesivo, porque no implica calentamiento térmico a diferencia de la radioterapia o de la radiofrecuencia" y, por tanto, la recuperación es más rápida y con menos secuelas.

Este científico es uno de los que ha desarrollado esta nueva tecnología, junto a José Miguel Burdío, Héctor Sarnago y Alejandro Naval, de la Universidad de Zaragoza, Antoni Ivorra y Quim Castellví, de la Pompeu Fabra.

Agencias | Madrid | Actualizado el 04/08/2018 a las 03:02 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.