SEGÚN UN ESTUDIO

SEGÚN UN ESTUDIO

Las personas que sufren un infarto son cada vez más jóvenes

Cada vez son más las personas jóvenes las que tiene algún riesgo de padecer algún tipo de ataque al corazón y también son más lo que tienen problemas de obesidad. Lo más sorprendete es que muchos de estos ataques podrían prevenirse ya que son causados por el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes y la enfermedad obstructiva crónica, según un estudio que será presentado en la 65ª Sesión Científica Anual de la Sociedad de Cardiología.

Recreación de un hombre sufriendo un infarto
Recreación de un hombre sufriendo un infarto | Agencias

El nuevo estudio analizó factores de riesgo de enfermedades del corazón entre más de 3.900 pacientes que fueron tratados por infarto de miocardio con elevación del ST o STEMI, el tipo más grave y mortal de un ataque al corazón, en la Clínica Cleveland, Estados Unidois, entre 1995 y 2014.

"En general, la comunidad médica ha hecho un trabajo excepcional por mejorar los tratamientos para las enfermedades del corazón, pero este estudio muestra que tenemos que hacerlo mejor en el campo de la prevención", dice Samir Kapadia, profesor de Medicina y jefe de Sección de Cardiología Intervencionista de la Clínica Cleveland e investigador principal de este trabajo.

"Cuando la gente viene para hacerse chequeos de rutina, es muy importante hacer hincapié en la importancia de reducir los factores de riesgo a través de la disminución de peso, comer una dieta sana y la práctica de actividad física", apunta este experto.

Un ataque al corazón STEMI se produce cuando una de las arterias principales del corazón se bloquea completamente por placa, deteniendo el flujo de sangre. 

La atención médica inmediata puede aumentar las posibilidades de supervivencia, pero STEMI conlleva un alto riesgo de muerte y discapacidad.  Hay muchos factores que son conocidos por elevar el riesgo de ataque cardiaco de una persona. Aunque algunos, como la edad y los antecedentes familiares, están más allá del control del individuo, muchos se pueden reducir a través de opciones de estilo de vida, como hacer más ejercicio, dejar de fumar y adoptar una dieta saludable para el corazón.

El trabajo también reveló un aumento significativo en la proporción de pacientes que tienen tres o más factores de riesgo, que pasó de 65 a 85%. Kapadia subraya que los hallazgos aportan mensajes fuertes, tanto para la comunidad médica como para el público en general.

Agencias | Madrid | 28/03/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.