LA AECC HA PARTICIPADO EN EL ESTUDIO

LA AECC HA PARTICIPADO EN EL ESTUDIO

Un estudio descubre cómo conseguir la inmunoterapia en cáncer de mama con un tratamiento dirigido a células tumorales

La proteína p95HER2, descrita hace 10 años se ha convertido en la diana de una nueva terapia que permite guiar al propio sistema inmune de las pacientes para encontrar y eliminar células tumorales y podría ser utilizada para desarrollar otros tipos de medicamento antitumorales sin efectos secundarios. Este nuevo fármaco funciona como un imán que hace que el sistema inmune de la paciente sea atraído por las células tumorales, se dirija directamente a ellas y las ataque, sin que esta respuesta afecte al resto de células sanas. Esto permite una respuesta muy dirigida y controlada para tumores de mama HER2+.

Un estudio del VHIO descubre cómo llevar la inmunoterapia “a domicilio” en cáncer de mama
Un estudio del VHIO descubre cómo llevar la inmunoterapia “a domicilio” en cáncer de mama | AECC

La inmunoterapia es una de las estrategias más novedosas para combatir el cáncer, pero conseguir que el sistema inmune ataque solamente a las células tumorales era uno de sus retos.

Ahora, un trabajo liderado por el Dr. Joaquín Arribas, director del Programa de Investigación Preclínica del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), profesor ICREA y director científico de CIBERONC, lo ha logrado.

El estudio, cuya primera autora es Irene Rius, ha demostrado la eficacia del fármaco p95HER2-TCB. Este se encarga de, literalmente, guiar a las células del sistema inmune llamadas linfocitos hasta la célula tumoral. Lo hace a través de la proteína p95HER2, presente exclusivamente en células tumorales. Así se puede combatir un tipo de cáncer de mama HER2+ en pacientes que no responden a otros tratamientos y hacerlo con inmunoterapia y de manera dirigida únicamente a las células tumorales.

Recientemente se ha empezado a desarrollar un nuevo tipo de fármaco llamado TCB (anticuerpos biespecíficos de células T). Estos anticuerpos pueden ser muy selectivos e ir directos a unirse a una proteína concreta, en este caso a la p95HER2, presente exclusivamente en células tumorales y no en tejidos sanos. Además, son biespecíficos porque tienen una estructura bipartita, lo que significa que tienen dos sitios de unión –como dos brazos–, por lo que pueden a la vez unirse a las células del sistema inmune y a la célula tumoral, llevando literalmente de la mano a los linfocitos hasta la célula tumoral y no a otra, lo que media la destrucción de esta última.

Este nuevo fármaco funciona como un imán que hace que el sistema inmune de la propia paciente sea atraído por las células tumorales, se dirija directamente a ellas y las ataque, sin que esta respuesta afecte al resto de células sanas. “Se crea de esta forma una especie de puente muy específico entre el linfocito de la paciente y su célula tumoral que nos permite una respuesta muy dirigida y controlada para tumores de mama HER2+. Hemos conseguido llevar un tratamiento de inmunoterapia «a domicilio». Al sistema inmune le faltaba la dirección exacta del tumor, y ahora sabe que debe llevar el linfocito hasta las células que expresan la proteína p95HER2”, explica el Dr. Joaquín Arribas.

Las terapias inmunológicas están demostrando ser cada vez más eficaces en el tratamiento de tumores metastásicos. Por lo general, los cánceres avanzados y metastásicos desarrollan resistencia a diferentes líneas de terapias, lo que lleva al tumor a no responder a los tratamientos existentes y a propagarse, de manera que las pacientes se quedan sin opciones terapéuticas.

Lo cierto es que las pacientes con tumores de mama HER2+ que se pueden beneficiar de este tipo de terapia son aproximadamente un 10%. Tan solo aquellos que expresan la proteína p95HER2 se pueden beneficiar de este fármaco, y esto supone un 40% de los tumores HER2+, que a su vez suponen entre el 20 y el 25 % de todos los cánceres de mama. Tiene especial utilidad para pacientes que han desarrollado una metástasis y que hasta la fecha no contaban con opciones terapéuticas efectivas.

Final de la etapa preclínica

Antes de llegar a este resultado final ha sido necesario un camino de diez años. Ahora que ha terminado la fase preclínica, será necesario llevar a cabo un proceso para adaptar el fármaco y que éste pueda ser empleado en humanos, aunque según el Dr. Arribas esto no debería demorarse en exceso. Además, el mismo mecanismo podría usarse, por ejemplo, para hacer esta entrega «a domicilio» de quimioterapias existentes que no se usan por su elevada toxicidad, pero que con este mecanismo irían dirigidas solo a la célula tumoral.

El trabajo ha sido financiado a través de subvenciones recibidas de la Breast Cancer Research Foundation (BCRF) y de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) con el apoyo de Ausonia, la Agència de Gestió d’Ajuts Universitaris i de Recerca (AGAUR), el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), la Fundación Fero, el Instituto de Salud Carlos III y el Programa Integral de Inmunoterapia del Cáncer (CAIMI) con el apoyo de la Fundación BBVA.

Constantes y Vitales | Madrid | 04/10/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.