SOLAR IMPULSE

SOLAR IMPULSE

La energía solar hace volar al avión que protagoniza la Semana Verde europea

La primera aeronave propulsada por unos paneles solares, el avión Solar Impulse, está siendo una de las principales atracciones de la Semana Verde que estos días está celebrando la Unión Europea.

Avión Solar Impulse
Avión Solar Impulse | EFE

El avión, fruto de un proyecto financiado por varias multinacionales de diferentes países, ha sido presentado hoy en el aeropuerto de Bruselas, en un acto presidido por el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik.

El comisario ha considerado que el avión es un ejemplo de cómo las energías alternativas pueden servir como fuente de innovación.

Este avión es una "maravilla tecnológica que puede usarse en otros campos", ha afirmado Potocnik, quien ha añadido que, si bien éste es un primer paso, el día en que las aeronaves vuelen sin quemar combustible está aún lejos.

El avión puede volar durante el día propulsado por los paneles solares que cubren sus enormes alas, a la vez que carga las baterías que le permitirán mantenerse en el aire durante la noche, lo que le da una autonomía casi ilimitada.

El diseño del aparato está pensado para minimizar el consumo energético, del mismo modo que se han utilizado materiales ligeros para reducir el peso, equiparable al de un coche.

A pesar de tener alas del mismo tamaño que las de los mayores aviones de transporte, la cabina es de dimensiones muy reducidas y solamente puede acoger al piloto.

Los creadores del proyecto, los suizos Bertrand Piccard y André Borschberg, han insistido en que no se trata de un avión pensado para el transporte de pasajeros o mercancías, sino para "transportar mensajes".

Ambos han asegurado que esperan que este prototipo sirva para "cambiar la mentalidad" de la gente, con el fin de que se dé cuenta de que es posible construir aviones que no consuman "ni una gota de combustible".

El siguiente paso, según han explicado, es construir un aeroplano similar al ya existente pero "con mejoras técnicas" y una cabina mayor para que el piloto pueda pasar más horas en mejores condiciones, con el objetivo de dar la vuelta al mundo en 2014.

El Solar Impulse, que llegó a Bruselas el pasado día 13 en su primer vuelo internacional procedente de Suiza, tiene una envergadura de 63,4 metros y pesa 1.600 kilos.

Sus enormes alas albergan un total de 12.000 células solares, que alimentan cuatro pequeños motores, cada uno de diez caballos de potencia, de forma que la velocidad de crucero del avión es de 70 kilómetros por hora.

EFE Verde | Hazte Eco | Bruselas | Actualizado el 04/08/2018 a las 10:27 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.