El estudio, realizado en ratones, apunta al importante impacto en nuestra salud que tiene perder el control, ya que puede acabar por acusar obesidad y distintos trastornos alimentarios.

De hecho, los responsables de esta investigación han logrado identificar por primera vez cómo la adicción a la comida, está causada por una elevada motivación e impulsividad. Esto produce la sobreexposición de un receptor que a su vez estaría relacionado con la adicción a las drogas, implicado directamente con la pérdida del control de la ingesta.

Este hallazgo, según sus autores, puede ser interesante para la prevención y tratamientos de los trastornos alimenticios.

Seguro que te interesa...

Comer a deshora pude provocar obesidad

Cómo deben comer los niños y adolescentes españoles para evitar la obesidad