La revista 'PLOS ONE' ha publicado un estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea sobre el consumo alimenticio de los niños.

Para el estudio, analizaron 2.691 alimentos preenvasados y vendidos en 20 países de la Unión Europea, los cuales fueron comparados con los datos nutricionales de Euromonitor International para, posteriormente, evaluar cuánto se ajusta cada producto a los criterios de comercialización establecidos por el Compromiso de Europa y la UE de la OMS.

Los investigadores han demostrado que el 68% de los alimentos no cumple con la normativa de los criterios de la OMS y, que el 48% no cumple los de la Comisión de la UE.

El principal problema que presentan alimentos destinados para niños son los altos niveles de azúcar, grasas saturadas y sal, , que podemos encontrar sobre todo en los cereales para el desayuno y en los alimentos precocinados, respectivamente.

Estos resultados son útiles para guiar a los padres sobre los productos que introducir y no introducir en la alimentación de sus hijos.