Un nuevo estudio ha comprobado que una dieta que alterne altas cantidades de grasa, solo en cortos periodos de tiempo, podría ayudar a adelgazar o, al menos, a mantener el peso de personas en un periodo inicial de obesidad.

Este tipo de dieta supone un incremento de los endocannabinoides, unas sustancias que se encuentra en el hipotálamo, que es la región del cerebro que se encarga de controlar el apetito y el metabolismo corporal. De esta forma se activaría un proceso centrado en la grasa marrón que ayudaría a la quema calórica y, por tanto, a adelgazar.

No obstante, como aclaran los autores del descubrimiento, este proceso que relacionaría los endocannabinoides con la grasa marrón “solo se produce cuando la obesidad es inicial, y no en fases avanzadas de la patología”. Además, este consumo de una dieta alta en grasas en periodos cortos supone una mayor activación de las señales de los endocannabinoides del hipotálamo en mujeres que en hombres, por lo que ellas tendrían una mejor protección frente a la obesidad, que ellos.

A través de este nuevo estudio se abre la puerta a que la relación entre estas sustancias alojadas en el hipotálamo y la grasa marrón pueda empezar a usarse como un biomarcador de la obesidad. Sobre todo después de observar que el consumo de alimentos grasos en periodos prolongados de más de 28 días supone una reducción considerable de los niveles de endocannabinoides, y solo se observa en personas con una obesidad ya establecida.