SEGÚN UN ESTUDIO

SEGÚN UN ESTUDIO

Un consumo elevado de omega 3 reduce la obesidad

Las personas que consumen de forma frecuente alimentos ricos en omega 3, como los pescados grasos, cuentan con mayores concentraciones en sangre de ácido eicosapentaenoico (EPA) y tienen menos riesgo de padecer obesidad, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oviedo y el IPLA-CSIC.

Salmón
Salmón | Pixabay

Con este trabajo se propone, por primera vez, que los niveles de ácidos grasos en sangre y algunos microorganismos presentes en las heces, que reflejan los microorganismos presentes en el intestino, podrían actuar de forma sinérgica en la regulación del peso corporal y de forma diferente en hombres y mujeres.

El estudio, realizado mediante inteligencia artificial, podría ser una ventana para el diseño de nuevas estrategias personalizadas, enfocadas a mejorar la respuesta a tratamientos y el control de la obesidad, teniendo en cuenta las diferencias de sexo.

Los resultados ponen de manifiesto que, en relación con la obesidad, las grasas que se consumen con la dieta procedente del pescado pueden tener un efecto beneficioso de manera independiente de las calorías que aportan, para lo cual ha de estar supervisada médicamente y ajustada a las necesidades de cada persona, de acuerdo con su metabolismo y, como se ha señalado, acorde con su condición de hombre o de mujer.

Hasta ahora se sabía que los ácidos Omega 3 son cardiosaludables y que a nivel metabólico tienen otras implicaciones, pero se desconocía su papel en la regulación del peso corporal, de ahí que en personas con obesidad se restrinja su consumo, como el de cualquier otra grasa.

De igual forma, en el trabajo se ha evidenciado que los microrganismos seleccionados deberían ser diferentes en hombres y mujeres, lo que refuerza la tendencia actual de dirigirnos hacia la nutrición personalizada para optimizar las estrategias de prevención de esta patología.

El trabajo, que ha sido financiado por la Fundación Alimerka y las 'Ayudas GRUPIN 2014', forma parte, junto con otros dos, de una tesis doctoral de la experta del Area de Fisiología del Departamento de Biología Funcional de la Universidad de Oviedo, Tania Fernández Navarro, que se defenderá a lo largo de los próximos meses en la institución académica.

Agencias | Objetivo Bienestar | Madrid | 11/01/2019

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.