La dieta ‘keto’ es un tipo de dieta cetogénica muy baja en carbohidratos, con una proporción modesta de proteínas y rica en grasas.

Su objetivo principal es propiciar la cetosis o generar cuerpos cetónicos que proporcionan una fuente de energía alternativa para las neuronas u otros tipos de células que no pueden metabolizar los ácidos grasos directamente.

Un análisis realizado sobre este tipo de dieta afirma que puede suponer más riesgo de padecer enfermedades del corazón, cáncer, diabetes o Alzheimer.

El estudio, publicado en la revista Frontiers in Nutrition, afirma que las mujeres embarazadas y los pacientes con enfermedades renales son el colectivo más vulnerable.

La autora principal del estudio, Lee Crosby, explica que esta dieta resulta peligrosa para la salud porque es rica en carne roja, carne procesada y grasas saturadas, mientras que restringe las verduras, legumbres, frutas y cereales integrales ricos en carbohidratos.

Así, aquellas mujeres embarazadas o que pueden quedar embarazadas padecen mayor riesgo de que se produzcan defectos en el tubo neural del bebé, incluso cuando las madres ingieren ácido fólico.

Del mismo modo, las dietas cetogénicas ricas en proteínas pueden afectar en mayor grado a las personas que padecen insuficiencia renal propia de las enfermedades renales, además de aumentar los niveles de ‘colesterol malo’.

Pese a que la dieta ‘keto’ puede ayudar a disminuir el peso a corto plazo, no resulta más eficaz que otras dietas.