Con motivo del Día Internacional de la Lucha contra la Obesidad, el presidente de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO), Francisco Tinahones, ha alertado de que en torno a un 20-25% de la población española tiene obesidad, mientras que un 30-35% presenta sobrepeso.

La OMS aclara que el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud y que, para poder medirlas, se emplea el Indice de Masa Corporal (IMC), es decir, el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros (kg/m2).

En este sentido, el presidente de la SEEDO-SEO señala que si el IMC de una persona está por debajo de 25 no hay obesidad, ni sobrepeso; si se encuentra entre 25 y 30 hay sobrepeso; y si el IMC es mayor que 30, existe obesidad. No obstante, esta es una regla que no puede aplicarse a todo el mundo, pues un culturista puede tener un IMC alto, pero no se le considera una persona obesa.

De este modo, Tinahones ha indicado que se puede considerar al sobrepeso como el "estadio previo" a la obesidad. Además, ha destacado que, entre sus diferencias, se encuentra que las personas con sobrepeso sí presentan más riesgos para la salud que la población con normopeso, es decir, con un alto porcentaje de grasa corporal. Sin embargo, la gravedad del problema aumenta en el caso de las personas obesas, por regla general.

Además, ha recordado que tanto el sobrepeso como la obesidad aumentan el riesgo de sufrir numerosas patologías, como diversos tipos de cáncer, hipertensión, apnea del sueño, hígado graso, problemas respiratorios y disminución de la fertilidad.