Desde el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, recomiendan consumir a diario entre tres y cuatro raciones de lácteos a todos los grupos de personas, desde adolescentes hasta a embarazadas o personas mayores.

De hecho, la pirámide de NAOS del Ministerio de Salud, aconseja la ingesta diaria de productos lácteos acompañados de frutas, hortalizas o aceite de oliva. Así, se busca promover estilos de vida más saludables y prevenir la obesidad, pues el consumo de estos alimentos produce una menor resistencia a la insulina.

En este sentido, los expertos señalan que un yogur, que equivale a media ración de lácteos, es una matriz de nutrientes muy importante entre los que se incluyen los hidratos de carbono, las proteínas y el calcio.

Además, existen estudios relacionados con el síndrome metabólico que establecen una cierta relación entre tomar yogur y una disminución del riesgo cardiovascular, algo que puede deberse a la grasa de la leche.

Los lácteos, a parte de ser un alimento esencial durante la primera etapa de la viada, también lo son para la adolescencia, puesto que las proteínas que contienen son necesarias para el crecimiento y el desarrollo de los huesos; y para las personas de mayor edad, ya que el calcio contribuye a tener una buena salud ósea y de los músculos.