Solo el 30% de los participantes en el estudio realizado con el 'Oncosaludómetro' podría decirse que llevan una alimentación sana y que, por tanto, presentan una fuerte protección contra todos los tipos de cánceres relacionados con un patrón insano.

En este sentido, el Fondo Mundial para la investigación en cáncer asegura que uno de cada tres cánceres se podría evitar con un peso saludable, una alimentación sana y una vida activa. Por lo que, quieren llamar la atención para que la población se conciencie y haga cambios en sus hábitos diarios.

El 70% restante de los sujetos del estudio debería mejorar su alimentación, ya que el 73% no cumple con el objetivo marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con el consumo de fruta y verdura, y un 69% consume poco o nada de cereales integrales.

Además, el 40% de la población debe reducir el consumo de la carne roja, más del 50% tiene que mejorar su consumo de carne procesada, un 30% disminuir las bebidas azucaradas y el 50% debería quitar de su dieta los alimentos procesados, pues son muy pobres en nutrientes, altos en calorías y contienen azúcar, harinas refinadas, sal y grasas no siempre saludables.