Una alimentación más sana combinada con hábitos de vida saludables y ejercicio, nos ayudará a evitar problemas de sobrepeso y obesidad. Pero, además, existen algunos alimentos en concreto que pueden servir para evitar que aumentemos demasiado de peso.

En concreto, las naranjas y mandarinas cuentan con una molécula; nobiletina, capaz de evitar subir de peso, así como de reducir los efectos derivados de la obesidad. Sin embargo, como adelantan los investigadores de la Western University de Ontario (Canadá), todavía no se ha descubierto qué lleva a esta molécula a reducir la ganancia de grasa.

El descubrimiento de los efectos positivos de la nobiletina en el organismo se ha demostrado gracias al estudio con dos grupos de ratones, alimentados con dietas altas en grasa y colesterol. En el primer caso, al recibir también esta molécula de frutas como la mandarina, los roedores presentaban niveles más bajos de resistencia a la insulina y de grasa en el organismo. Algo que no ocurría con los ratones que solo se alimentaban con dietas de alto contenido calórico.

No obstante, al repetir las pruebas en ratones alterados para no presentar un regulador natural de los niveles de grasa dentro del organismo, los resultados de la nobiletina eran idénticos. Esto supone que la molécula no actuaría en conjunto con ningún regulador del organismo, sino que funcionaría de forma independiente.

De esta forma, y a falta de llevar a cabo el mismo estudio con personas, se podría considerar las naranjas, mandarinas y otros alimentos con esta molécula presente, como una manera de combatir los problemas metabólicos relacionados con un exceso de los niveles de grasa en el cuerpo.