La pobreza visual se define como la escasez de recursos económicos para poder disfrutar de una buena visión por medio de la compra de los equipamientos ópticos necesarios para ello. "No ver correctamente tiene una relación directa con las posibilidades a la hora de estudia, desarrollarse o relacionarse con los demás", según el presidente de Visión y Vida, Salvador Alsina.

Este informe se publica tras la presentación de las bases para la implementación de la Garantía Infantil Europea en España por parte del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil y UNICEF, Visión y Vida ha expuesto cuál es la realidad a la que se enfrentan más de 760.000 menores en España, que forman parte de familias que viven bajo el umbral de la pobreza y requieren equipamientos visuales en su día a día.

España es uno de los países más afectados de la Unión Europea por la pobreza infantil. Ante esta situación y tras la aprobación de la Garantía Infantil Europea, parte de las ayudas correspondientes a nuestro país en el marco del Fondo Social Europeo se tendrán que destinar a la lucha contra la pobreza infantil. Así, España contará con 779 millones de euros para combatir algunos de los principales problemas relacionados con la pobreza en la infancia.

La existencia de problemas visuales no solucionados en la infancia influye en el desarrollo y en el aprendizaje de estos menores y, por ello, Visión y Vida reclama, a través de esta petición en Change.org, que parte de estos fondos se destinen a mitigar esta lacra.

La pobreza visual tiene un alto componente geográfico. Así Ceuta (19,8%) es una de las zonas con mayores tasas de pobreza visual, frente a zonas como Madrid o País Vasco con niveles inferiores al 7%.

Para Visión y Vida la solución pasa por trabajar de forma coordinada en un entrono cercano al menor, el educativo, y poner en marcha un Plan de Salud Visual, que debe concienciar acerca de la importancia de la salud visual y de hacerse revisiones mediante cribados periódicos. Además, en el marco de este plan, la entidad propone impulsar un sistema de ayudas a la compra de soluciones ópticas para la población más vulnerable.

En concreto, la asociación propone un bono de 100 euros para estas familias, lo que sumaría una cantidad de 76 millones de euros destinados a eliminar la pobreza visual infantil en España.