Una investigación de la Universidad de Kansas (Estados Unidos) ha estudiado el tipo de comida que eligen las personas cuando acuden a un buffet libre. Así, sus elecciones podrían determinar las posibilidades que tienen de aumentar su peso o sufrir obesidad.

En el estudio publicado en la revista Appetite, los investigadores se focalizaron en alimentos conocidos como ‘hiperpalatables’, que a su vez quedan divididos en alimentos con carbohidratos y sodio (CSOD) o alimentos con grasa y sodio (FSOD) y fueron comparados con otros de alta densidad energética y ultraprocesados.

Así, la autora principal del estudio, Tera Fazzino, afirma que estos alimentos hiperpalatables presentan ingredientes que aumentan su palatabilidad y hacen que sus propiedades gratificantes sean artificialmente fuertes.

Durante la investigación, los adultos más jóvenes que no presentaban obesidad comieron comida de un buffet libre. Así, se midió su composición corporal antes del consumo de comida y se realizó un seguimiento al año siguiente.

Se estudió la relación entre las proporciones de comida elegidas en el buffet y el cambio de peso y porcentaje de masa corporal un año después. Así, el mayor cambio se apreció entre aquellos que consumieron alimentos hiperpalatables ricos en carbohidratos y sodio.

Sin embargo, no se dieron cambios significativos en aquellos que consumieron productos ricos en grasa y sodio, densos en energía y ultraprocesados. Así, los investigadores concluyeron que el consumo de alimentos hiperpalatables ricos en carbohidratos y sodio pueden suponer una tendencia a la ‘alimentación hedónica’.

Este tipo de dieta hace referencia a la alimentación que se centra más en las propiedades gratificantes de la comida, que en su función de satisfacer el hambre. A su vez, este estudio se basa en otra investigación publicada en la revista Frontiers in Psychology para descubrir en qué medida los bebés están expuestos a los alimentos hiperpalatables.

Así, se descubrió que el 90% de los 147 bebés que formaron parte del estudio se nutrían de alimentos hiperpalatables, alimentados, principalmente, con comida para adultos. Además, el 12% de la ‘comida para bebés’ analizada también resultó hiperpalatable.

Así, el principal vehículo de exposición de los bebés es la comida para adultos. Por ello, los bebés menores de 12 meses consumen 38% de calorías diarias propias de los alimentos hiperpalatables, mientras en que los bebés más mayores esta ingesta aumenta al 52 por ciento.