Un estudio realizado por la Universidad de California, en Estados Unidos, ha descubierto que el consumo de uvas aumenta de forma significativa la diversidad de bacterias presentes en el intestino, lo que está relacionado con una buena salud a nivel general.

Además, reducen notablemente los niveles de colesterol, así como los ácidos biliares, que desempeñan un papel fundamental en su metabolismo. La mejora de estos niveles favorece, además, a la salud del corazón.

Para realizar el estudio, publicado en la revista Nutrients, los integrantes sanos consumieron el equivalente a 1,5 tazas de uvas diarias durante cuatro semanas, acompañadas de una dieta baja en fibra y en polifenoles.

Al finalizar este periodo, se apreció un aumento de la diversidad microbiana, medida por el índice de Shannon, una herramienta usual para medir la diversidad de las especies.

Entre las principales bacterias beneficiosas que aumentaron estaba la ‘Akkermansia’, beneficiosa para el metabolismo de la glucosa y los lípidos, y para el revestimiento intestinal.

Además, se apreció un descenso de los niveles de colesteroles en sangre, incluido el colesterol total en un 6,1% y el colesterol LDL en un 5,9%. Por su parte, los ácidos biliares, relacionados con el metabolismo del colesterol, también disminuyeron en un 40,9%.

Con todo ello, el estudio evidenció los beneficios de las uvas en el intestino, lo que supone una gran noticia, debido a la relación que hay entre un intestino sano y una buena salud en general, y reforzó los beneficios de las uvas para la salud del corazón con la reducción del colesterol.