Llevar un estilo de vida saludable y huir del sedentarismo puede ayudarnos a evitar todo tipo de enfermedades como distintos tipos de cáncer. En concreto, seguir las recomendaciones de los conocidos como índices de estilo de vida disminuyen el riesgo de desarrollar patologías como el cáncer colorrectal.

Esta enfermedad, que en 2018 suponía casi dos millones de casos nuevos, es el segundo cáncer más frecuente en las mujeres y el tercero en los hombres. Además, como indican numerosas investigaciones, estaría relacionado directamente con dietas ricas en carnes procesadas y con consumos elevados de bebidas alcohólicas.

En cambio, seguir las recomendaciones de los índices de vida saludable puede reducir el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, hasta en un 48%. Una cifra que aumenta por encima del 50%, en caso de cumplir con la mayor parte de las recomendaciones del Índice de Estilo de Vida de Bajo Riesgo: no fumar, no ingerir alcohol, realizar actividades físicas diariamente de forma regular, mantener un índice de masa corporal adecuado y seguir una dieta saludable.

Esta serie de consejos para mantener la salud también estarían relacionados con menores probabilidades de desarrollar otros tipos de cáncer. Por otra parte, en el caso del cáncer colorrectal, la nueva investigación confirma que tomar bebidas muy azucaradas aumentaría el riesgo de esta patología casi un 60% en comparación con un consumo más moderado o ningún consumo.