CÓMO Y CUÁNDO INTRODUCIRLO EN SU DIETA

CÓMO Y CUÁNDO INTRODUCIRLO EN SU DIETA

Cómo detectar si tu hijo es alérgico al huevo

Cada pediatra puede indicar una cosa diferente a la hora de introducir el huevo en la dieta de un niño. Es una importante fuente de proteínas y de vitamina B, aunque hay que tener cuidado porque suele provocar reacciones alérgicas en los dos primeros años de vida.

Cómo detectar que un niño es alérgico al huevo
Cómo detectar que un niño es alérgico al huevo | Agencias

A pesar de ello, la Asociación Española de Pediatría (AEP) declara que un niño con alergia al huevo suele aumentar su tolerancia a medida que cumple años, aunque algunos no lo consiguen.

Hay más niños que niñas que presentan alergia a este alimento en los primeros años. Asimismo, tanto la clara como la yema pueden ser alérgicas, aunque es cierto que la primera, debido a su mayor contenido de proteínas, es la fuente de más alergia y sensibilización.

El riesgo está en los factores genéticos y los dependientes del alimento (la edad de introducción y la forma), así como los factores ambientales. La alergia suele aparecer con la primera toma de huevo y se puede producir por diferentes vías: "es posible la sensibilización intrauterina; la sensibilización a través de la lactancia materna; la inhalatoria, entre otros".

La AEP recomienda introducir primero la yema cocida. "Algunos niños toleran la clara cocina pero presentan los síntomas cuando se introducen preparaciones de huevo menos cocinadas o huevo crudo", indica.

Además, hay que introducirlo en pequeñas cantidades e ir aumentando poco a poco. Se aconseja pasar de un cuarto a media yema y luego la yema entera. Posteriormente, la clara, siempre cocida.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recomienda introducir el huevo a partir de los 8-9 meses. Del mismo modo, aconseja empezar con la yema cocida, añadiéndola a alguna papilla, y sustituyéndolo por la carne o el pescado, como máximo tres veces por semana. Cuando acepte la yema, ya pasamos a la clara, también cocida.

Las reacciones a este alimento aparecen rápidamente tras la ingesta, en un tiempo inferior a dos horas. Es común que los niños presentes síntomas cutáneos: urticaria, angioedema, eritema o síndrome perioral, y en el 62% de estos fue la única manifestación. Por otro lado, el 28% de los casos presentaron vómitos; el 21% tuvieron síntomas respiratorios de vías altas y el 33% sufrieron síntomas cutáneos asociados a síntomas digestivos o respiratorios.

Para tratarlo, lo mejor es optar por la dieta en la que se evite del huevo y sus derivados. En segundo lugar, se debe evitar el contacto y la inhalación, y debe indicarse a los familiares el lavado de manos tras la toma o manipulación del alimento y utilizar utensilios de cocina propios para el niño, para evitar posibles contaminaciones.

Además, hay niños sensibilizados al huevo sin ingesta previa y que reciben lactancia materna, por ello la madre debe realizar una dieta exenta de él y sus derivados mientras dure la lactancia.

Es importante recordar que hay medicamentos que contienen proteínas de huevo, al igual que algunas vacunas pueden contener alguna pequeña cantidad de esta proteína.

Seguro que te interesa

Objetivo Bienestar | Agencias | Madrid | 16/08/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.