Desde que se decretara el estado de alarma, así como en las primeras fases de desescalada, puede haberse producido un importante descenso en la actividad física realizada. Un factor, que en muchos casos viene determinado por las nuevas formas de desarrollar nuestra actividad laboral.

De esta forma, como adelantan desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el picoteo y falta de ejercicio derivados del teletrabajo podrían favorecer la aparición de enfermedades metabólicas y de diferentes problemas, como la obesidad.

Como alertan los especialistas, es común que el cambio en nuestras actividades diarias, derivado del teletrabajo, favorezca estilos de vida mucho más sedentarios. De la misma manera, también se producen alteraciones en nuestra dieta, tanto por el aumento del picoteo entre horas, como por la falta de ejercicio para quemar el exceso de aporte calórico.

Por ello, y para prevenir el riesgo de desarrollar desde hipertensión arterial, diabetes, aumento de colesterol en sangre, y del ácido úrico; hasta artrosis y apnea del sueño, es recomendable, sobre todo durante estos días, mejorar nuestra alimentación y prestar más atención al ejercicio que practicamos.

Para lograr esta mejora en nuestra dieta, desde la SEEN aconsejan planificar nuestros horarios de comida, así como los platos que vamos a preparar durante la semana. Ya sea para evitar cocinar de más, como para reducir el picoteo y el consumo de grasas, azucares o sal.