1- Elimina el consumo de productos procesados

Ultraprocesados
Ultraprocesados | iStock

Nos decantamos cada vez más por bollería industrial, carnes procesadas y aperitivos. El consumo de estos productos debería darse muy de vez en cuando, e incluso es recomendable eliminarlo de nuestras dietas.

2- Toma un desayuno más completo y saludable

La falta de tiempo o la dificultad para consumir un desayuno completo lleva a que en la primera comida del día destaquen solo las galletas y algún bollo, para acompañar a un vaso de leche o a un café.

3- Prepara tres platos en lugar de dos, para la comida del mediodía

A diario, por falta de tiempo o por pereza solemos reducir nuestra comida a un solo plato o dos. Para aportar a nuestro organismo los nutrientes necesarios, no deben faltar verduras, frutas y proteínas.

Por los motivos anteriores, durante la semana solemos reducir la comida del mediodía, de tres platos, a dos.

4- Sustituye el consumo de alimentos más fáciles de preparar, por otros más saludables

La comida precocinada o los platos más sencillos de preparar y consumir, sustituyen a otros más sanos o completos.

5- Cena platos más completos

La cena se reduce a algo rápido, que no sea muy pesado, y en poca cantidad. En ocasiones, se llega a comer incluso un bocadillo o embutido, menos completo. La opción ideal es comer una tortilla o un filete de pescado o carne blanca a la plancha, acompañado por verduras.

6- Elimina los snacks y aperitivos similares

Aunque comer entre horas es más que recomendable, no lo es si este consumo se reduce a aperitivos, patatas fritas y otros alimentos similares e igual de poco sanos.

7 - Las cinco raciones de frutas y verduras diarias, pueden tomarse en un solo plato

Es recomendable comer hasta cinco piezas de fruta o verdura al día. Pero puede agruparse en una sola ración, como un puré.

8- Para desayunar, mejor una naranja que solo su zumo

Es preferible tomar una pieza de fruta, o el zumo con pulpa, para ayudar a que la ingesta de azúcar sea más lenta.

9- Reduce el consumo de pasta y arroz

El consumo de arroz y pasta debería darse una vez cada dos semanas, o una vez por semana como mucho. Además, es preferible que se trate de cereales integrales.

10- Come más carne blanca

El consumo de carne roja debería disminuir, y ser sustituido por carnes blancas. Pero, ante todo, debe evitarse la carne procesada o ultraprocesada.