Las manzanas son ricas en fibra y en unos compuestos llamados polifenorles, los cuales reducen la cantidad de colesterol total,de colesterol malo (LDL) y de marcadores asociados con la salud de los vasos sanguíneos, según ha demostrado el estudio de la Universidad de Reading en colaboración con el Instituto Fondazione Edmund Mach (FEM), quienes realizaron un una investigación a pacientes que presentaban un ligero aumento en los niveles de colesterol en la sangre.

Los investigadores han demostrado que incluir dos manzanas en nuestra dieta diaria podría tener un impacto positivo muy importante en nuestra salud, y señalan que los beneficios se obtienen con dos manzanas enteras, no a partir de zumos de manzana con azúcar y calorías.

No obstante, en ningún caso recomiendan dejar la medicación que se esté tomando al incorporar estas frutas en nuestra dieta.

Los 40 sujetos sanos con un leve hipercolesterol que llevaron una dieta de ocho semanas con dos manzanas frescas diarias durante el estudio, presentaron una reducción del colesterol total y beneficios tanto en la función vascular como en otros marcadores de las enfermedades cardiovasculares (ECV), en comparación con un jugo de manzana con azúcar.

El tipo de manzana que se utilizó fue la Renetta Cadana, una variedad rica en catequina, proantocianidinas (AP) y dihidrocalcones, unos antioxidantes y antibacterianos capaces de desencadenar mecanismos metabólicos complejos que protegen el daño en el cerebro y previenen de infecciones urinarias, además de tener efectos beneficiosos sobre la composición y actividad de la flora intestinal 'in vitro'.