EL TRANSPARENTE INDICA NORMALIDAD

EL TRANSPARENTE INDICA NORMALIDAD

¿Qué significan los distintos colores de los mocos de tus hijos?

El moco se forma a partir de agua y una mezcla de diferentes glucoproteínas, mucopolisacáridos y lípicos. Además, contiene inmunoglobulinas que hacen de barrera protectora ante las bacterias, pero su color muchas veces nos puede anunciar una posible infección. Os lo contamos.

 El color de los mocos de tus hijos indica qué le pasa
El color de los mocos de tus hijos indica qué le pasa | Agencias

El moco tiene una función muy importante en el organismo de los más pequeños, pero también en el de los mayores, porque nos ayuda a proteger nuestro aparato respiratorio de organismos como virus o bacterias, o partículas como los compuestos del humo del tabaco o de la contaminación.

Los expertos indican que es normal e indispensable que tengamos mocos diariamente, aunque existen problemas cuando la cantidad de estos es excesiva o son muy espesos. También es el color el que nos indica qué le pasa a nuestro hijo.

  • Un moco transparente puede indicar que, a pesar de tener el color normal, puede ser síntoma de rinitis alérgica o resfriado, siempre y cuando haya una cantidad excesiva, llegando a gotear.
  • Por el contrario, un moco amarillento o verdoso anuncia un síntoma de infección como un catarro o una gripe. En este caso las defensas ya están actuando para evitar que progrese. En este caso no es necesario usar antibiótico para curarlo.
  • El moco rojo viene a decir que hay una inflamación de la mucosa de la nariz o hemorragia nasal. Como el cuerpo intenta expulsar los mocos tosiendo, si aparece alguna flema con sangre parece que hay cierta irritación en la faringe, o existen problemas de neumonías.
  • Un moco negro, aunque no es muy frecuente, puede salir cuando se ha inhalado humo de un incendio o cuando se ha respirado en lugares con elevada contaminación ambiental.

Los especialistas afirman que, cuando aumenta el volumen del moco o el cambio de color se acompaña de otros síntomas como fiebre, dolor en el pecho o mocos malolientes, se debería acudir al médico, al igual que cuando los peques padecen problemas pulmonares y respiratorios, o cuando al expulsar flemas con sangre acompañadas de malestar y fiebre.

Agencias | Madrid | 26/07/2017

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.