Los malos tratos comienzan en la adolescencia y muchas chicas, de entre 13 y 17 años, sufren el acoso de sus parejas.

Los últimos datos hablan de más de 500 adolescentes bajo vigilancia policial. La mayoría está en riesgo leve o no apreciable, en concreto, 189 casos están clasificados dentro de un riesgo bajo y necesitan protección esporádica. 

En total, son 36 las menores que requieren protección policial más estrecha y una chica está en riesgo alto.  

En siete de cada diez casos el agresor es la pareja actual. Lo más habitual es que muchas no sepan reconocer los primeros síntomas y por eso lo toleran.

El maltrato en la adolescendia suele ejercerse, sobre todo, a través del móvil y las redes sociales.

En 2015, cerca de 1000 adolescentes dieron el primer paso y denunciarion a sus parejas o experejas por violencia de género.