La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha anunciado que el Gobierno creará un “instrumento estandarizado” con el fin de que médicos de familia, pediatría, urgencias y hospitales puedan alertar precozmente casos de violencia machista. Del mismo modo, se establecerán “puntos violetas” en empresas y establecimientos.

Este emprendimiento forma parte del nuevo catálogo de medidas urgentes contra la violencia machista que será llevado al Consejo de Ministros este martes, que constituye el núcleo de un plan de actualización y modernización de las medidas para combatir la violencia de género.

El catálogo de medidas persigue la detección precoz de violencia machista, junto con la implicación de toda la sociedad. Tal y como afirma Montero, nuestro país se encuentra en “una situación de violencia machista”, donde “no siempre se está llegando a tiempo”.

La ministra explica que este es el motivo por el que han decidido crear este instrumento estandarizado para la identificación precoz de violencia machista y una ventanilla única en los servicios sociales a fin de que las víctimas y sus familiares puedan acceder a todos sus derechos.

Por su parte, para favorecer la implicación del conjunto de la sociedad, se van a crear “puntos violetas” con el fin de que cualquier local, establecimiento, empresa o entidad pueda, a través de ellos, informar a las víctimas de violencia de género que son lugares seguros que les pueden brindar una primera orientación.