Con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre, el responsable del Equipo-Menor (EMUME) de la Guardia Civil, Daniel Moreno, ha mostrado su preocupación por el hecho de que los jóvenes normalicen la violencia machista.

La manera en la que los adolescentes cometen delitos de violencia de género es distinta, puesto que muchas veces es a través de las tecnologías, especialmente a través de las redes sociales. Suele haber un control extremo de la chica, a la que se le pide la localización, las contraseñas y las conversaciones con otras personas.

El teniente Moreno añade que, en muchas ocasiones, los jóvenes no son conscientes de son autores o víctimas de este tipo de violencia porque consideran normal que su novio tenga sus contraseñas de las redes sociales. Por ello, la EMUME realiza cursos en los centros escolares para hacerles ver que ese control no es bueno y para enseñar a las jóvenes lo que tienen que hacer si son víctimas.

Aclara que las agresiones físicas y los insultos, en muchas ocasiones, también están ligadas a los teléfonos móviles.

En 2018, un total de 246 menores fueron juzgados por delitos contra la mujer, a los que se impusieron medidas en el 230 de estos casos, según el Consejo General del Poder Judicial.

Estas cifras muestran un preocupante aumento de los abusos, de las agresiones sexuales y de la violencia hacia la mujer que cometen los jóvenes y que hay que erradicar con una mejor educación y formación en este ámbito desde los colegios, tanto por parte de los educadores como por organizaciones especiales como hace la EMUME.