Este 2019 continúan, además, en investigación los casos de una joven de 29 años en Ayamonte (Huelva), de una mujer de 63 años asesinada en junio en Santa Cruz de Tenerife y el de otra mujer de 53 años en Tenerife el pasado 30 de agosto.

Un total de 275 menores han quedado huérfanos desde 2013: 42 ese año, 43 en 2014, 51 en 2015, 29 en 2016, 26 en 2017, 39 en 2018 y 43 en lo que va de 2019.

Los agresores también utilizan la violencia contra los hijos para atacar a sus parejas o exparejas. España sólo registra los asesinatos de los niños como violencia de género desde 2013: en este tiempo han sido asesinados 34 menores.

El peor año fue 2008, con 76 mujeres víctimas mortales, y en cuatro años más se superaron los 70 asesinatos: 2010 (73), 2003 (71), 2004 (72) y 2007 (71).

En 2005 los agresores mataron a 57 mujeres, 69 en 2006, 56 en 2009, 62 en 2011, 51 en 2012, 54 en 2013, 55 en 2014, 60 en 2015, 49 en 2016, 50 en 2017, 50 en 2018 y 51 en lo que llevamos de 2019.

El perfil de la víctima mortal

La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género señala que 677 de las mujeres asesinadas eran españolas, y 332, extranjeras -no consta la nacionalidad en 18 casos-.

El 64 % convivía con su agresor (660 compartían casa y en 10 casos no se sabe si convivían). 624 mujeres mantenían una relación con él, 231 la habían roto y 172 estaban en fase de separación.

6 de cada 10 mujeres asesinadas no habían denunciado al maltratador, el 21 %, sí, y en 201 casos no consta.

Por rango de edad, la mayor parte de asesinadas pertenecen a los grupos de 21 a 30 años (206 mujeres), de 31 a 40 (279) y de 41 a 50 (233).

Las víctimas mortales menores de 17 años son 10; 33 tenían entre 18 y 20 años; 119 estaban entre los 51 y 60; 72 tenían entre 61 y 70; 50 mujeres estaban entre los 71 y 84; 6 eran mayores de 85 años y en 15 casos no consta la edad.

En cuanto a la comunidad autónoma en la que tuvieron lugar los crímenes, Andalucía encabeza el macabro listado con 205 asesinatos, seguida de Cataluña (160), la Comunidad Valenciana (131) y la Comunidad de Madrid (107).

Siguen, por orden, Canarias (70), Galicia (61), Castilla y León (51), Castilla-La Mancha (43), País Vasco (35), Baleares (35), Murcia (29), Aragón (28), Asturias (26), Navarra (12), Extremadura (12), Cantabria (9), La Rioja (6), Melilla (5) y Ceuta (2).

En cuanto a los hombres que le arrancaron la vida a las 1.027 mujeres, 687 eran españoles, 325 extranjeros -en 15 no consta su nacionalidad-. Un total de 207 se suicidaron tras cometer el crimen y 135 lo intentaron.

La realidad de la violencia machista

Los asesinatos son la expresión más cruel de la violencia de género, pero sus ramificaciones son múltiples y afectan a cientos de miles de mujeres y a sus hijos a diario.

Según el Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el segundo trimestre de 2019 -último periodo del que se tienen datos- se presentaron 40.495 denuncias -un 3,76 % menos que en el mismo periodo del año anterior- y en sus registros había 38.723 mujeres víctimas, siendo el 67,8 % españolas.

Siete de cada diez denuncias las interpusieron las propias víctimas, un 13,7 % fue el resultado de la intervención directa de la Policía, un 9,24 % de partes de lesiones al juzgado y un 3 % las presentaron familiares de las mujeres.

Las mujeres aún recurren a la dispensa de la obligación legal de declarar: lo hicieron entre abril y junio 4.151 veces, un 10,72 % del total de mujeres víctimas.