Con motivo del Día Internacional de la Niña, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recuerda que la violencia de género también afecta a niñas y adolescentes y que, pese a los avances de la última década, “aún queda mucho camino por recorrer” para alcanzar la plena igualdad entre sexos.

“Niñas y adolescentes son aún víctimas de la violencia de género. Evitarlo es una labor que implica a toda la sociedad, pero, de manera especial, a los profesionales que estamos más implicados en su cuidado”, ha dicho la presidenta de AEPap, Concepción Sánchez Pina.

Existen varios tipos de violencia de género contra las menores. Uno es cuando son acosadas por sus parejas o amigos, algo que se detecta desde las consultas de Pediatría de Atención Primaria. En este sentido, suelen ser casos de chicas a las que su novio les controla, les mira el móvil para comprobar con quién habla o intenta limitar otras amistades, señala el vicepresidente de AEPap, Pedro Gorrotxategi.

Otra segunda forma de violencia de género, que afecta tanto a niñas como a niños, es cuando son testigos, directos o indirectos de la violencia contra sus madres. “Es un tipo de violencia que no debemos olvidar”, ha avisado Sánchez Pina.

Y señala que al tratarse de un tipo de violencia menos manifiesta, tanto los pediatras de Atención Primaria, docentes, trabajadores sociales, como también los jueces y fiscales, que son los que más relación directa tienen con estos casos, deben estar “en alerta” para garantizar a todos los menores la especial protección que merecen.

“Pedimos a los tribunales y autoridades que sean sensibles a este problema y sigan defendiendo el ‘interés superior del menor’, subraya Sánchez Pina.

“En Pediatría de Atención Primaria somos mayoría de mujeres, estamos muy sensibilizados con la violencia de género que se practica en la mayoría de las veces contra las niñas y sus madres. Y sobre los abusos sexuales, que son también más frecuentes en las niñas y adolescentes”, ha zanjado Sánchez Pina.