La violencia de género ha experimentado una mayor gravedad con motivo de la crisis sanitaria y humanitaria provocada por la pandemia del coronavirus, según ha alertado la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES).

Por ello y con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la asociación ha hecho un llamamiento para fortalecer las políticas públicas destinadas a prevenir y erradicar la violencia de género, así como las causas y las formas de pobreza que les afectan.

En base a su XI Informe del Estado de la Pobreza en España, un total de 6,5 millones de mujeres en todo el mundo se encuentran en una situación de pobreza o exclusión social, condiciones que propician un mayor impacto de la violencia machista.

La explicación a este hecho reside en que las mujeres pobres carecen de la autonomía económica necesaria para salir de la situación de violencia, del mismo modo que ser víctima de violencia machista es uno de los factores que pueden llevar a una mujer a una situación de pobreza y exclusión social.

En este último caso, la violencia de género puede generar una mayor repercusión en aquellas mujeres con algún otro motivo de discriminación, como la discapacidad o pertenencia a grupos poblacionales o minorías étnicas tradicionalmente discriminadas.

Con todo ello, la EAPN considera que el proyecto de Ley de Garantías de la Libertad Sexual y la renovación del Pacto de Estado contra la violencia de género constituyen un avance para estabilizar las políticas públicas y destinar más recursos para combatir esta lacra mundial.