SEGÚN UN ESTUDIO

SEGÚN UN ESTUDIO

La violencia de género es más intensa en mujeres con discapacidad

La violencia de género tiene nefastas consecuencias para las personas que la sufren. En concreto, la ejercida contra las mujeres con discapacidad suele ser más intensa, generar una mayor vulnerabilidad en la víctima e, incluso puede, agravar o producir la propia discapacidad. Estas son algunas de las conclusiones del primer estudio realizado en Navarra sobre la violencia de género en este colectivo, impulsado por el Ayuntamiento de Pamplona y Cocemfe Navarra (Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica), que engloba a 13 entidades y unos 5.000 socios.

Silla de ruedas
Silla de ruedas | Agencias

El estudio, titulado 'Diagnóstico sobre la violencia ejercida contra las mujeres con discapacidad de Pamplona', que se puede descargar en www.cocemfenavarra.es, ha sido presentado en rueda de prensa por la concejala especial de Igualdad y LGTBQI del Ayuntamiento de Pamplona, Laura Berro, por la técnica de Cocemfe Navarra María Baile y por Rut Iturbide, experta en género y miembro del equipo investigador, junto a Ana Beaumont, Ana Esther Bello, y Paola Damonti. 

Este diagnóstico nace de la necesidad de sacar a la luz una situación más cotidiana de lo que cabe esperar, pero muy poco analizada no sólo a nivel autonómico, sino estatal e internacional. Así, el año pasado, Cocemfe Navarra puso en marcha el 'Programa psicosocial para mujeres con discapacidad. Violencia tolerancia 0', en el que participaron 80 mujeres. 

En los talleres afloró una situación que no se esperaba: el 45% de las participantes había sufrido violencia de género en el pasado y un 10% del total la estaba sufriendo actualmente. Además, muchas de ellas coincidían en que los recursos que se les ha facilitado no habían cubierto sus demandas. A partir de esta situación, se abrió una línea de investigación para conocer en profundidad la relación entre violencia y discapacidad, como un primer paso para establecer estrategias y herramientas para darle respuesta. 

El Ayuntamiento de Pamplona, a través de la convocatoria de 2015 para proyectos dirigidos a promover la igualdad entre mujeres y hombres 2015 apoyó el proyecto con 4.841 euros. El estudio se apoya en los testimonios de mujeres con discapacidad de la bolsa de empleo de Cocemfe Navarra y ofrece un análisis complejo sobre la violencia de género, las dinámicas y pautas de comportamiento comunes y también experiencias personales que pueden servir de ayuda a quienes trabajan con este colectivo a la hora de detectar y abordar posibles casos. 

El diagnóstico también detecta los apoyos que han sido efectivos para superar la violencia contra las mujeres entrevistadas así como situaciones que han hecho más vulnerables a las supervivientes. De esta forma, aboga por generar espacios, solicitados por las mujeres, de escucha y empoderamiento, así como la formación en las personas profesionales como pasos esenciales para intervenciones posteriores. 

LA DISCAPACIDAD, CAUSA Y CONSECUENCIA DEL MALTRATO
El estudio apunta que la discapacidad desencadena en muchos casos la violencia de género o recrudece la ya existente y, en otros casos, la propia violencia genera la discapacidad o la agrava con secuelas tanto físicas como psicológicas. Una violencia que, añade el diagnóstico, no sólo puede tener lugar en la pareja sino también en la familia de origen y el ámbito institucional, en este último caso "bajo una dinámica de re-victimización de las mujeres supervivientes que genera nuevas violencias". 

En este sentido, "la familia puede ser un elemento protector ante la violencia de género, si bien la sobreprotección, la sobrecarga o una relación basada en el abuso agravan la vulnerabilidad y el riesgo a sufrir situaciones de violencia de género".

Por otra parte, la violencia de género ejercida contra mujeres con discapacidad tiene características y causas estructurales y sociales comunes a la ejercida sobre el resto de mujeres como la división sexual del trabajo o la precariedad laboral, "que se intensifica en este colectivo, siendo el empleo un elemento esencial de integración en esta sociedad de consumo al proporcionar independencia económica y un aumento de las redes sociales".

Sin embargo, en el caso de las mujeres con discapacidad, también tiene pautas específicas que agravan la propia violencia y la vulnerabilidad de las mujeres: "Es el caso de la utilización de la discapacidad como herramienta para humillar a la mujer o la merma de la credibilidad de aquellas que, por ejemplo, diagnosticadas de alguna patología en salud mental cuentan lo que les sucede y no se les cree o se minimiza justificándose por la propia patología".

Como conclusión, el estudio subraya que "se hace necesaria una intervención estructural, prioritariamente preventiva e integral que también atienda a los procesos y dinámicas vividas por este colectivo, además de seguir investigando para liderar procesos de intervención social pioneros". Esta es una responsabilidad que implica a toda nuestra sociedad", concluye.

 

Agencias | Madrid | Actualizado el 04/08/2018 a las 00:01 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.