“Me ofrecí para hacer la compra a mis vecinos pero estoy con el virus y no puedo. ¿Hay alguna forma de contactar con alguien que lo haga?”. “Necesito una mascarilla y guantes para el jueves 26 porque tengo que ir a darme quimio al Severo Ochoa. Buscamos tela y gomas para hacer mascarillas caseras”. “Soy un sintecho que busca dónde están mis compañeros para ofrecerles toda la ayuda que pueda”. “Soy diabética y necesito recoger materiales para el control en el centro de salud”. “Se buscan fontaneros para montar instalaciones de oxígeno en el hospital de campaña de IFEMA”. “Queremos cartas de esperanza para una residencia en Zaragoza”. ¿Alguien puede buscarme medicamentos en la farmacia?”.

A lo largo de las últimas dos semanas, las redes sociales se han inundado de este tipo de mensajes. Personas en situaciones muy distintas solicitando ayuda. Y también de personas que se ofrecen a ayudar: “Me ofrezco voluntaria para hacer la compra, pasear al perro y bajar la basura”. “Puedo ayudar con deberes y tareas de inglés a niños y niñas desde 0 a 12 años”. “¿Quieres hablar? Soy psicóloga y ofrezco ayuda por teléfono”. “Vivo al lado del Hospital de la Paz, si eres sanitario y estás trabajando y quieres que te haga la comida, envíame un mensaje”.

La pandemia del COVID-19 ha supuesto un reto mundial en el ámbito científico y tecnológico, pero también ha sacado el lado más humano y solidario de esta sociedad. En estos últimos días han brotado numerosas iniciativas solidarias: grupos de autoayuda, makers que apoyan al sistema sanitario con nuevas invenciones innovadoras, festivales de música y teatro en redes sociales, jóvenes cuidando a niños o haciendo recados… Pero ¿cómo aglutinar tantas iniciativas en una sola herramienta tecnológica?.

Desde el 14 de marzo, un grupo de particulares, empresas, instituciones, organizaciones sociales, laboratorios de innovación y otros voluntarios han creado Frena La Curva, un proyecto que nació como iniciativa del gobierno de Aragón, pero que rápidamente se convirtió en una plataforma ciudadana para “visibilizar, difundir y multiplicar el impacto de tantas iniciativas que han brotado y que brotarán en los próximos días. No solo queremos que se conozcan y se repliquen en otros lugares, queremos también incidir y crear impacto social con ello. Ayúdanos a dar respuesta colectiva pensando, sobre todo, en quien peor lo está pasando”. El proyecto ha conseguido en muy poco tiempo recopilar miles de recursos para apoyar al mayor número de personas posibles durante la pandemia.

FrenaLaCurva Maps es una herramienta tecnológica complementaria “que depende totalmente de que nos activemos fuera del ámbito tecnológico, en nuestros barrios”. El mapa está conformado por cuatro categorías:

  • Necesidad propia: personas que necesitan un servicio concreto, rellenan el formulario para poder poner su petición en el mapa.
  • Necesidad con intermediación: personas piden ayuda en nombre de aquellas que no tienen acceso a internet.
  • Ofrecimiento: aquellos voluntarios que se ofrecen a hacer tareas.
  • Servicio Público Disponible: listado de aquellos lugares que ofrecen servicios mínimos: mercados, farmacias, veterinarios, centros sociales, etc.

Mapa de ayuda | Frenar La Curva

A lo largo de estas semanas, en España ya hay más de 2.600 personas que están o han utilizado el mapa, cifra que varía según los días de desarrollo de esta pandemia.

¿Qué puedo hacer con el mapa?

  • Navegar por el mapa y consultar las chinchetas de mi entorno por si puedo colaborar con alguno de los anuncios que estén publicados. En ellos aparece un correo electrónico de contacto para poder establecer conversación.
  • Publicar esas chinchetas de ayuda u ofrecimiento de servicios. Se selecciona la casilla + encima del mapa y se elige una de las categorías establecidas. Completado el apartado de Título, seleccionas tu ubicación en el mapa, haces una descripción y eliges categorías relacionadas con la petición/ofrecimiento (alimentación, higiene…). Finalmente se puede añadir teléfono de contacto y correo electrónico, aunque se recomienda que se cumplimente solo el apartado de email por privacidad. Por último, hay que especificar si la tarea está resuelta o no, y darle al botón de enviar.

¿Cómo se organizan las peticiones?

La figura de los moderadores es esencial en este mapa online. Todas las peticiones u ofrecimientos que se publican pasan por el filtro de una persona que lee el anuncio y acepta o rechaza la publicación. Aquí puedes acceder a un curso si quiere ser moderador. Desde Frena la Curva “no vendemos productos, no aceptamos publicidad, ni un tono inadecuado, ni actividades ilícitas, ni tampoco datos sensibles”, aseguran sus responsables.