DuckDuckGo registra 40 millones de búsquedas diarias con un motor de búsqueda que respeta y protege la privacidad del usuario. No puede competir con las grandes tecnológicas pero defiende un modelo que da rentabilidad sin tener que vender información de sus navegantes.

Ya es habitual que tras navegar e interesarte por algo recibas al instante publicidad acerca de eso que miraste. incluso está normalizado que sea el "precio" que se debe pagar por estar conectados, por esa máxima que dice que "cuando algo es gratis es porque el producto eres tú". Pero ¿es suficiente un navegador que cuide la privacidad de sus usuarios para abandonar Google?

Un buscador que prioriza la privacidad | LLC

En 2008, Gabriel Weinberg arrancaba DuckDuckGo, una empresa con el objetivo de hacer frente a los buscadores principales, como Google o Bing. Aunque en ningún caso tiene poder para hacer frente a gigantes como Google, esta organización se ha convertido en un adversario contra las grandes empresas que abusan de la privacidad. Desde hace unos diez años, DuckDuckGo procura que su motor de búsqueda cuide la privacidad de sus usuarios, no almacena tu historial y los permisos de ubicación y personalización son estrictos para que la navegación sea segura.

"Todas estas empresas se la pasan diciendo que no es posible hacer dinero sin rastrear a los usuarios", dijo Weinberg a The New York Times. "Pero al existir nosotros, al crecer más y tener ganancias, somos prueba viviente de que sí es posible".

El buscador tiene 40 millones de búsquedas al día, aunque solo cuenta con el 1% del poder de mercado, en el que Google cuenta con el 92%. Aun así, es la evidencia de que muchas personas se están interesando en su privacidad.