La popularidad de las dietas altas en proteínas ha crecido mucho en los últimos años, puesto que se ha demostrado que ayudan a perder peso, pero también hacen que crezca el riesgo de presentar problemas cardiovasculares.

Por este motivo, un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington (Estados Unidos) ha querido comprobar si la proteína era la causante del incremento de este riesgo.

Para ello, triplicaron la cantidad de proteínas a un grupo de ratones y mantuvieron constantes las grasas, mientras que en otro grupo solo aumentaron las grasas. Con este análisis, comprobaron que los ratones de la dieta alta en grasas y proteínas presentaban una placa llena de células muertas, respecto a los que tenían una dieta alta en solo grasas.

Cabe destacar que la presencia de muchas células muertas en el núcleo de la placa puede hacer que esta sea extremadamente inestable y propensa a la ruptura. Además, a medida que la sangre fluye más allá de la placa, esa fuerza, especialmente en el contexto de la presión arterial alta, ejerce mucho estrés y puede favorecer la aparición de un infarto.

Tras este hallazgo, los científicos necesitaban comprender cómo el alto contenido de proteína en la dieta aumenta la complejidad de la placa. Fue entonces cuando los investigadores estudiaron a la proteína después de ser diferida y descompuesta en sus bloques de construcción originales, denominados aminoácidos.

De este modo, se ha descubierto que el exceso de aminoácidos de una dieta alta en proteínas activa una proteína en los macrófagos llamada mTOR, que obliga a la célula que crezca en su lugar a realizar sus tareas de limpieza. Ya que las señales de mTOR cierran la capacidad de las células de limpiar los desechos tóxicos de la placa, y esto desencadena una serie de eventos que termina en la muerte de los macrófagos.

En este sentido, los científicos encontraron que cientos de aminoácidos, especialmente la leucina y la arginina, eran más potentes en la activación de mTOR y descarrillaron a los macrófagos de sus tareas de limpieza, lo que condujo a la muerte celular.

Seguro que te interesa...

La proteína vegetal, beneficiosa para la salud y para el medio ambiente

Cambiar el consumo de carne por proteínas vegetales beneficia la salud cardiovascular