La violencia de género se define como aquella dirigida contra las mujeres por el hecho de serlo, ejercida por un hombre contra una mujer que es o ha sido su pareja.

Los orígenes de este día se remontan a 1981, cuando militantes y activistas a favor de los derechos de las mujeres protestaron ante la violencia de género para honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas poíticas de la República Dominicana, que fueron asesinadas en 1960 por orden del gobernante, Rafael Trujillo.

Dos años antes, en 1979, las Naciones Unidas consiguieron la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Pero la violencia contra las mujeres y niñas continuó siendo un grave problema a nivel mundial.

En 1993, la ONU emitió una resolución que incluía la "Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer", lo que sentó las bases para un futuro libre de violencia de género.

En el 2000, la Asamblea General adoptó la resolución que designaba el 25 de noviembre como el 'Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la Mujer', invitando a organizaciones internacionales, ONG y gobiernos a tomar medidas y coordinar actividades todos los años para elevar la conciencia pública.

La campaña "ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres", puesta en marcha desde 2008, también su puso otro impulso a esta jornada de concienciación.

Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer a nivel mundial. En la actualidad, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, y en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en 49 estados no hay una legislación que proteja a las mujeres contra la violencia doméstica.

Desde el comienzo de la pandemia de la Covid-19, los datos e informes revelan un aumento de todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo en el hogar. Es la otra pandemia.