INFORMATIVO HAZTE ECO

INFORMATIVO HAZTE ECO

Por el derecho a ver las estrellas

Las estrellas no son tan visibles como hace unos años y  la culpa la tiene la contaminación lumínica, que es el brillo del cielo por encima de su valor natural. La excesiva iluminación de nuestras ciudades y carreteras es la causa principal de una contaminación de la que apenas se tiene conciencia.

Este tipo de residuos luminosos forman una película en el cielo que dificulta las observaciones astronómicas. La contaminación lumínica también perturba el descanso de la gente al privarla de una noche oscura y produce desequilibrios biológicos en algunos animales con hábitos de vida nocturnos.

Para solucionar el problema, según los expertos, bastaría con instalar pantallas protectoras a las luminarias para que la luz no viaje hacia arriba; porque la luz que se va hacia arriba, aparte de ser un derroche energético, contamina el espacio.

La UNESCO califica de derecho la oscuridad que estamos perdiendo; y un grupo de expertos internacionales, a través de un programa llamado starlight, defiende los valores del cielo nocturno como patrimonio de la humanidad.

En definitiva, la contaminación lumínica  no solo se ha convertido en el peor enemigo de los astrónomo, también impide la reproducción de las luciérnagas, algunas plantas podrían confundirla con la luz del día.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.