SEGÚN UNA NUEVA INVESTIGACIÓN

SEGÚN UNA NUEVA INVESTIGACIÓN

El origen del Parkinson podría estar en el intestino

Un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos) ha descubierto, en ratones genéticamente predispuestos a la enfermedad de Parkinson, que el origen de esta enfermedad podría estar en el intestino, lo que explicaría los motivos por los que los pacientes tienen problemas digestivos años antes de sufrir los primeros síntomas.

Manos de una persona mayor
Manos de una persona mayor | Agencias

Por primera vez, un equipo de científicos ha encontrado una relación entre las bacterias del intestino y el Parkinson. Su estudio en ratones señala al microbioma como una clave para el deterioro motor típico de este trastorno neurodegenerativo.

Por lo general, los enfermos de Parkinson suelen tener problemas digestivos años antes de sufrir los primeros síntomas de su enfermedad. 

Los expertos en este tema, especulaban que esta enfermedad podría comenzar en la tripa y más tarde que se descadenara en el cerebro, pero nadie había conseguido una prueba hasta hoy cuando un equipo de investigadores estadounidenses ha dado a conocer en la revista Cell los resultados de su trabajo. 

Los especialistan han podido comprobar, en ratones genéticamente predispuestos a la enfermedad de Parkinson, que los microbios intestinales pueden desempeñar un papel esencial en los trastornos del movimiento típicos de esta dolencia.

En sus ensayos, el tratamiento con antibióticos redujo los déficits motores y las características moleculares de la patología, mientras que el trasplante de microbios intestinales de pacientes enfermos exacerbó sus síntomas.

"Por primera vez hemos descubierto un vínculo entre el microbioma intestinal y el párkinson", ha explicado Sarkis Mazmanian, uno de los autores del trabajo, que insiste en que las enfermedades neurodegenerativas podrían tener su origen en el intestino y no solo en el cerebro.

La enfermedad de Parkinson es causada por la acumulación en las neuronas de proteínas α-sinucleína anormales, lo que ocasiona efectos particularmente tóxicos en las células que liberan dopamina en las regiones cerebrales que controlan el movimiento.

Como resultado, los pacientes experimentan temblores, rigidez muscular, lentitud de movimiento y deterioro al caminar. Las terapias actuales se centran en aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, pero estos tratamientos pueden causar efectos secundarios graves y a menudo pierden efectividad con el tiempo.

Sin duda, se trata de un gran paso adelante que podría conducir a nuevas estrategias de tratamiento para la segunda enfermedad neurodegenerativa más común en el país norteamericano.

Constantes y Vitales | Agencia SINC | Madrid | 02/12/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.