Durante el confinamiento, el incremento del peso puede ir entre los tres y cinco kilos de más por persona, según estima la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO).

Por ello, se recuerda la importancia de mantenernos en nuestro peso, de forma que podamos evitar cualquier tipo de problemas de metabolismo. Para lograrlo, desde esta organización destacan la importancia de no abandonar o dejar de lado nuestros hábitos saludables.

En cuanto a la alimentación, recomienda el consumo de legumbres entre dos o tres veces a la semana, por su gran aporte nutricional. A esto se le suma beber agua de forma constante y tomar al menos dos raciones de verduras y hortalizas por día.

Además, aconseja que el consumo de carne roja se limite a una vez por semana, y optar por el pescado y la carne blanca como mejores opciones.

Por otro lado, explica que debemos evitar el sedentarismo y realizar algún tipo de actividad física que ayude a mantenernos activos.