Lo que hubiera podido ser una noche de fiesta normal se convirtió en un cambio radical de vida para Juan. Cuando volvía a casa con sus amigos en el coche después de haber estado de fiesta, se salieron de la carretera, dieron vueltas de campana y Juan salió despedido. Lo siguiente que recuerda después es despertarse en la UCI al cabo de unos días. “Entras en shock, es algo que no te esperas, ¿cómo me voy a quedar yo así?”. Juan cumplió la mayoría de edad estando ingresado en el hospital. Ahora nota cómo su progreso va cada vez más allá con su esfuerzo, y con el apoyo de su familia. Juan quiere ser más autónomo y poder estudiar.

El 21 de enero, Sole se dirigía a su coche, y en el paso de peatones de su casa un coche la arrolló y provocó que diera varias vueltas, todo ello sin perder el conocimiento. Una vez en el hospital, tras varias pruebas y operaciones, sólo tenía ganas de comenzar su rehabilitación. Sole recuerda con frecuencia ese momento, pero sabe que tiene que mantenerse firme y fuerte, sobre todo por su familia, en la que su hermano y su madre son dependientes y la necesitan. “Yo creo que no voy a volver a ser la misma, porque ese día cambió mi vida radicalmente. Pero yo creo que va a nacer una Soledad con más fuerza física e interiormente”.

Sole quiere recuperarse lo más posible para cuidar de su familia y necesita mucha ayuda para recuperar movilidad en sus manos.