¿Qué significa el running para ti?

Es una pregunta que continuamente la tengo presente, ya que es un deporte al que he llegado a pensar que mi vida no está completa si no lo practico. Es el momento del día en el que encuentro mi espacio, una vía de escape para mi mente y mi cuerpo. Una forma de desconectar de toda la rutina, aunque solo sea un rato. Significa querer superarse, querer mejorar, encontrar tus limites, aportar la sensación de libertad…. sobre todo significa salud, cuidar de tu cuerpo, de tu mente y de ti mismo.

Desconectas de problemas, obtienes recompensas, satisfacciones, conoces a muchas personas con diferentes objetivos y estableces amistades de diferentes lugares.

¿Cuántas "Ponle Freno" has corrido y por qué?

Pues solamente he hecho una, la Segunda Ponle Freno Virtual. La hice porque si puedo ayudar a las personas con simplemente con atarme los cordones, siempre estoy dispuesta a ello. Un objetivo que tengo marcado es hacerla presencial, siempre había algo que me lo impedía. Cuando recibí la llamada de teléfono de mi hermano diciéndome que tenía la oportunidad de hacerla virtual no dude en inscribirme.

¿Cuándo empezaste a correr asiduamente?

Empecé a correr hace unos 15 años. Siempre me ha gustado el deporte, era de sobresaliente en educación física. Me apuntaba a toda clase de actividad que había extraescolares, como baloncesto, atletismo, patinaje… en fin hubo una temporada que lo dejé, cuando empecé la universidad ya que no encontraba tiempo y ni motivación. Salía a lo mejor un día a la semana pero no me encontraba bien físicamente y lo dejé por aburrimiento.

Hasta que un día, desafortunadamente, el cáncer llamó a mi casa. Mi madre padecía de cáncer de mama, mi padre en aquel entonces se estaba recuperando de una grandísima cirugía y eso nos afectó a todos.

Me encontraba sola, mi único hermano estaba y está trabajando en las Islas Canarias y no podía dejar su trabajo, así que opté por dejar los estudios y comencé a trabajar de lo que me salía. Después del quirófano y años de tratamientos, mi vida cambió totalmente. Tuve otros objetivos en mente, pensaba diferente de la vida, le daba prioridad a cosas que antes ni se me pasaban en mente, no me derrumbé ante ello, pero si llevaba una carga encima. Lloraba en silencio y me escondía de ello.

Aprendí a llenar la mochila y a sonreír para que vieran todos de que la cosa iba bien, era la que tiraba del carro, y entonces un día estando en mi soledad me hice una pregunta: ¿Por qué nos ha tocado lidiar con esta enfermedad? No veía explicación y más me martirizaba.

Un día me levanté para ir a trabajar, mis padres se encontraban ya bien, estaban fuera de peligro y llevando bien las revisiones, vi mis antiguas zapatillas detrás de la puerta y pensé: “¿y si salgo a andar un rato después del trabajo?”, y así fue, empecé a andar un día sí y otro no y así sucesivamente. Conocí a mi pareja, mi vida giró 360 grados para mejor.

Volví a retomar mis estudios, empecé a entrenar en el gimnasio, a encontrarme bien físicamente y mentalmente. Fue una vuelta al deporte duro, con unas simples mancuernas, unas cuerdas de TRX, una esterilla o un escalón. Empecé a sentir de nuevo confianza conmigo misma, a ser la que era antes.

Belén Vázquez | Carreras Ponle Freno

4. ¿Cuántas veces sueles correr semanalmente?

Actualmente salgo a correr 2 ó 3 veces en semana, lo compagino con otras actividades como el TRX o pilates y descanso 2 días a la semana. Fui madre hace dos años, y eso me ha llevado a entrenar diferentes deportes por motivo del tiempo y del cambio de residencia. Antes de ser madre si entrenaba más, pero no me arrepiento de esta vida actual, busco tiempo para todo: para mí y para él.

Ha salido con mucha energía y nos ve haciendo deporte todos los días y eso a él le encanta. Le estamos inculcando el deporte desde tan pequeño que coge las pesas como si fuera el biberón, la bicicleta la coge como si hubiese nacido encima de ella, y encima corre como un perdigón.

¿Cómo llevaste el tema de no poder correr durante el confinamiento?

Al principio muy mal. Tengo un recuerdo extraño del día en el que anunció el confinamiento. Llevaba poco tiempo empezando a correr después de tener a mi hijo, porque elegí guardar más tiempo para empezar a correr por el tema de la lactancia, pero no dejé de ir a pilates o andar. Ya estaba empezando a coger mis ritmos, a coger confianza y pasó lo del confinamiento. Un paso grandísimo hacia atrás, pero mi mente cambió. No podía dejar de hacer nada, y empezaron los retos. Cada dos días le proponía a alguien del club un reto, un reto siempre de hacer algo deportivo, como hacer abdominales, hacer sentadillas, hacer TRX, coger la pelota de pilates, algo de peso con botellas de agua... Esos retos que me han llevado a hacer lo que hoy día estoy haciendo. Desde aquel confinamiento me propuse estudiar algo relacionado con el deporte, sentía que servía para ello y busqué información por todas las redes hasta que encontré lo que quería, ser entrenadora deportiva y nutricionista en el mundo del deporte.

¿Cómo fue el volver a salir a correr tras tantos días en casa?

Pues sinceramente el día que dijeron que podíamos salir, no salí a correr. Escogí salir con mi hijo a jugar con mucho miedo a la incertidumbre a lo desconocido. Hasta el 3 de mayo no pisé la vereda que rodeaba el mar, porque por aquel entonces vivía en la costa, y ahí se presentaron varias cosas. La primera que disfruté de volver a dar el paso, de oler y sentir el mar. La segunda, recuerdo que apenas comí de la ilusión que me hacía volverme a amarrar las zapatillas. No puedo describir esa sensación que tuve, pero si recuerdo que tuve sensaciones malas a nivel físico como si hubiese salido de una lesión. Y la tercera, que lo único que quería era despertar de ese horrible sueño y de ver y abrazar a mis padres, algo que no pasó hasta 5 meses después.

¿Sueles correr sola o acompañada?

Siempre he corrido sola, no es porque no tenga gente que me pueda acompañar, pero siempre había algo que lo impedía, si no era el trabajo, los horarios, el ritmo, o los objetivos de cada uno. Cuando solía salir con los compañeros del club la verdad es que era otra cosa. Solamente con sentir compañía era diferente el entreno. Siempre estabas motivada, veías tus fallos, te concentrabas en otras cosas, lo que podías ganar o perder, la mente estaba distraída en las charlas con los demás, y sobre todo la convivencia.

Sin embargo cuando salía con mi pareja era diferente el entreno, él es más explosivo que yo y descubrí que hasta que no llevaba una media hora u hora corriendo, no salía un ritmo bueno, quiero decir que soy más de largas distancias que de cortas.

¿Has competido en otras carreras?

Sí, he competido en trails de montañas, en varias cross y en varias ultra travesías. Sólo he competido en asfalto para las carreras solidaria y populares. En mi zona se disputan al año muchas trails de montaña, si no es en mi pueblo es en los pueblos de alrededor como Grazalema, Zahara de la Sierra, Prado del Rey…

¿Echas de menos las carreras presenciales?

Sí, echo de menos los nervios de antes de la carrera, el ambiente que se vive… echo de menos a mis amigos, echo de menos el no tener un objetivo pendiente, echo de menos sufrir y reír a la vez, echo de menos el compañerismo, el buen rollo, el compartir anécdotas… pero con lo que estamos pasando con esta pandemia, no veo que sería buena opción que regresaran. Hay que adaptarse a los cambios que hay y aguantarse con lo que tenemos y dar gracias a la vida por no estar en un hospital ingresados o en una situación mucho peor.

Belén Vázquez con cortavientos de Ponle Freno | Carreras Ponle Freno

¿Qué te parece la opción de las carreras virtuales? ¿Crees que se mantendrán aunque se vuelve a la normalidad de las presenciales?

Me parece una idea perfecta ante esta situación. De hecho hay muchas carreras que se han tenido que anular por el Covid, y he pensado que por qué no las han hecho en formato virtual. Vosotros tuvisteis una idea magnifica para poder seguir con el proyecto de salvar vidas y, de hecho, han dado buen resultado. La gente está deseando de salir a la calle, y que menos que sea ayudando por una buena causa, sin hacer peligro alguno.

Cada vez hay más mujeres en esto del running. Por ponerte un ejemplo, en nuestras carreras virtuales, las mujeres ya son el 40% del total. ¿Crees que se llegará a un porcentaje de 50/50?

Supongo que podría ser, ¿por qué no? Estamos consiguiendo poco a poco que nos traten igual que los hombres, y en esto del running no he visto desigualdad ninguna, o por lo menos ha sido mi sensación.

¿A qué crees que se debe este crecimiento de la mujer en el running? ¿Lo has notado?

Creo que nos hemos dado cuenta de que podemos correr igual que ellos. Hemos visto que se puede compaginar nuestra vida, nuestro trabajo y nuestra familia con el deporte. Hemos visto una salida para mejorar nuestro estado de ánimo, que se llega a reducir el estrés que llevamos, que genera beneficios a nivel cardiovascular, que perdemos grasa, que se acumula más calcio en los huesos, que perdemos muchas calorías, te tonifica el cuerpo, mejoramos en el sueño y descanso… es decir, ganamos en calidad de vida.

He notado que las mujeres se apuntan más a cortas distancias, pero poco a poco va habiendo más mujeres en las largas, vamos subiendo escalones poco a poco.

¿Cómo animarías a otras mujeres a salir a correr?

Primero las animaría a salir a andar durante un tiempo. Posteriormente a trotar y, por último, a correr. Hay aplicaciones para el móvil que te sirven como motivación, puedes conocer a personas y salir juntas o ver el recorrido e intentar hacerlo tú. Te creas tu propio perfil, tu localización geográfica, y zonas de enteramientos. Puedes quedar con ellas, o unirte a los retos.

¿Has encontrado alguna limitación para correr por el hecho de ser mujer?

Ninguna, de hecho tenemos hombres en el club que siempre están dispuestos a entrenar con nosotras. Nunca nos han puesto pegas, ni excusas para no salir con nosotras. Somos una gran familia de runners, y nunca dejamos a nadie atrás. Tenemos diferentes metas pero un único objetivo: el correr.