Y PRESERVARLOS

Y PRESERVARLOS

Sensores biodegradables para evaluar la salud de los océanos

Un grupo de investigadores, entre los que se encuentra el oceanógrafo español Carlos Duarte, han diseñado unos sensores de seguimiento milimétricos y biodegradables que, acoplados en animales marinos, ayudarán a evaluar la salud de los océanos y preservarlos mejor.

Sensores biodegradables para evaluar la salud de los océanos
Sensores biodegradables para evaluar la salud de los océanos | EFE

El desarrollo de los nuevos sensores forma parte de un proyecto dirigido por Duarte y por el oceanógrafo Rory P. Wilson, de la Universidad de Swansea (Reino Unido), y que integra a una veintena de investigadores de todo el mundo, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de California, o el CSIC y la Universidad de Illes Balears, en España.

"Nuestra intención es conseguir una revolución en el mar parecida a la que supuso el paso del teléfono al smartphone, y equipar a los animales con tecnología avanzada para diagnosticar con precisión el estado de los océanos", ha explicado Duarte.

En la actualidad, el estado de los océanos se monitoriza básicamente con buques equipados para tomar muestras en zonas marítimas o con vehículos autónomos llamados 'gliders' submarinos, que trabajan entre los 200 y los 2.000 metros de profundidad y después rebotan la información a balizas situadas en la superficie o en las zonas costeras.

Otro método es "utilizar a los animales como oceanógrafos", colocando sensores en cetáceos o reptiles, animales que en algún momento salen a la superficie para respirar y transmitir por satélite los datos registrados. Precisamente la transmisión de datos es uno de los "cuellos de botella" de la investigación oceanográfica que pretende superar este proyecto, con sensores diseñados con los últimos avances en nanotecnología, ciencia de materiales y big data que, entre otras cosas, transmitirán los datos por bluetooth o ayudados por drones.

Estos nuevos sensores son capaces de medir la temperatura del agua, la salinidad, y la presión y además llevan incorporados un giroscopio y un acelerómetro, elementos que medirán con precisión el movimiento de los animales además del estado del agua.

Uno de los grandes logros del proyecto ha sido "reducir el tamaño de los sensores unas 100.000 veces, hasta conseguir que el más pequeño mida una cabeza de alfiler y realice los mismos registros que uno de un kilogramo", según Duarte.

Pero, además, los nuevos sensores, hechos de materiales avanzados y dúctiles, se podrán imprimir en impresoras 3D y en impresoras normales también, o estarán hechos de materiales biodegradables e irán equipados con mecanismos que les permitirán cargar la energía con el movimiento del animal para no tener que llevar baterías.

Todos estos dispositivos ya están diseñados y algunos de ellos se están probando ya esta semana con los animales del Oceanográfic de Valencia, primero con tortugas y tiburones, aunque los ensayos se extenderán después a delfines, langostas, moluscos y crustáceos.

Hazte Eco | EFE | Madrid | Actualizado el 30/01/2018 a las 16:16 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.