INVESTIGACIÓN ESPAÑOLA

INVESTIGACIÓN ESPAÑOLA

Un estudio impulsa nuevas estrategias contra el fallo cardíaco

El ejercicio físico excesivo, la hipertensión arterial y la obesidad pueden provocar un crecimiento excesivo del corazón y esto ocasiona fallos cardíacos. Ahora, un equipo de científicos españoles ha identificado dos proteínas que controlan este crecimiento, lo que abre la puerta a nuevas terapias.

Un 75% de los ataques cardiacos en mujeres podrían evitarse
Un 75% de los ataques cardiacos en mujeres podrían evitarse | Agencias

El ejercicio físico excesivo, la hipertensión arterial y la obesidad pueden provocar un crecimiento excesivo del corazón, una situación que puede llegar a derivar en un ataque cardíaco, según han explicado desde el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

Dos investigadoras de este centro, Guadalupe Sabio y Bárbara González-Terán firman este trabajo que describe  el mecanismo por el que las proteínas p38 gamma y p38 delta son capaces de controlar el crecimiento del corazón.

Esta es la primera ves que se vincula a estas dos proteínas con la función del corazón. Se trata de dos proteínas que pertenecen a una familia de proteínas ya conocidas, están vinculadas, por ejemplo, con enfermedades inflamatorias, pero nunca antes se había visto que ambas afecten al crecimiento del corazón.

El equipo dirigido por esta investigadora comprobó que estas dos proteínas regulan el crecimiento del ventrículo izquierdo, la cámara principal de bombeo y la cavidad más grande y más fuerte del corazón.

Los experimentos se realizaron con modelos de ratón: utilizando roedores que carecían de estas proteínas, se demostró que los animales que no las poseen tienen un corazón más pequeño aunque perfectamente funcional, que es incapaz de responder frente a estímulos externos como puede ser la presión arterial alta.

Así,  al volver a introducir las dos proteínas en los animales de laboratorios, se constató que el corazón volvía crecer.

En el desarrollo de este órgano participan varias proteínas, pero lo novedoso de p38 gamma y p38 delta es que cuando las quitas, de los ratones, al contrario que cuando prescindes de otras proteínas, no producen enfermedad en el corazón, sino que éste se adapta bien: este órgano sigue siendo completamente funcional, según Sabio.

Agencias | Madrid | Actualizado el 04/08/2018 a las 03:13 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.